Buscar este blog

domingo, 2 de mayo de 2010

CONTRA-TIEMPOS (1)

Escrito y dibujado por Daniel Barragán (Terraman)

Al comenzar la guerra contra los Clones marcianos por el litigio territorial en el Golfo de Trantor, en Venus, el joven Edismundo, inflamado de patriotismo, fue uno de los primeros en enlistarse como voluntario.

¡Que mejor honor que el morir por la patria amada!

Sin perder tiempo, las fuerzas armadas de su país lo convocaron y, junto a otros valientes, fue enviado al lejano frente de guerra.

Pasó frío y hambre, pero no se quejó en lo absoluto, sabiendo que la causa de su presencia allí era totalmente justa. Pero eso pronto quedó atrás, cuando el enemigo se hizo por fin presente.

La lucha en las primeras filas fue dura. Pero el joven Edismundo no dio muestras de flaqueza. Las arengas de sus superiores, desde la retaguardia, lo insuflaron de valor. Bajo su fusil láser cayeron numerosos enemigos.

Pero lamentablemente estos eran muchos y las primeras filas de los defensores fueron barridas.
El joven Edismundo, muy a su pesar, tuvo que replegarse a la retaguardia ante el poderoso embate invasor. Se resignó, pues pensó que el retirarse serviría para hacerse más fuertes y así poder derrotar al enemigo.

Apenas sonó el primer disparo, los valientes generales de vibrantes arengas se rindieron sin pedir cuartel. Cuando el joven Edismundo, con un brazo mutilado y sin el ojo izquierdo, les pidió explicaciones de tal comportamiento, lo fusilaron sin más dilaciones.

Porque no hay nada más feo que un traidor a la patria।

Con mucho respeto a los héroes del Crucero General Belgrano

1 comentario:

  1. Fua! Copado el relato…cuando arranca con “Al comenzar la guerra contra los Clones marcianos por el litigio territorial en el Golfo de Trantor, en Venus, el joven Edismundo…” me mato, muy bueno aunque no lo tengo muy clara con los cuentos.
    Queremos mas CIFI!

    ResponderEliminar