Buscar este blog

domingo, 9 de mayo de 2010

CONTRA-TIEMPOS (2)

Por Daniel Barragán (Terraman)

BUENOS AIRES ARRASADA POR MISTERIOSA EXPLOSION NUCLEAR

Agencia Internacional de Noticias:- Una explosión de magnitud catastrófica, arrasó con la ciudad de Buenos Aires en el día de la fecha, ocasionando la muerte inmediata de más de 10 millones de personas.


Hasta el momento, se desconocen los motivos de la catástrofe, pero los altos índices de radiación presentes en la zona hacen suponer a las autoridades que se trató de la explosión de un artefacto nuclear de varios megatones de potencia.


El presidente norteamericano ha puesto en estado de alerta a sus tropas en el continente, declarando un estado de emergencia nacional. Acusaciones se han estado cruzando entre los gobiernos de las diferentes potencias nucleares, ya que se imputan las unas a las otras de haber sido partícipes de tan terrible evento.


El Vaticano y otros importantes grupos religiosos hicieron un llamado a la paz y la cordura, en un intento por evitar el inicio de un conflicto armado de graves consecuencias…


-A pesar de todas las acusaciones nunca se supo con exactitud quien fue el que hizo detonar el artefacto nuclear en la ciudad de Buenos Aires el 3 de diciembre de 2023- Dijo el profesor Gorg Arcela a su joven ayudante, mientras terminaba de ajustar una de las pantallas plásmicas del tablero de control- Nadie se adjudicó el atentado ni especificó los motivos de tal. Por esos tiempos había numerosos conflictos armados entre las diferentes potencias... el conflicto de Vietnam... la guerra árabe-israelí... la Guerra del Golfo... la Tormenta del Desierto... la Guerra de los Tres Días... la Rebelión Azteca... el conflicto por los Lagos en Sudamérica... todos ellos pequeños enfrentamientos armados sin mayores repercusiones en el quehacer mundial... y de súbito, Buenos Aires fue borrada del mapa sin la menor explicación. Cien Hiroshimas de poder destructor en apenas unos minutos. Por favor, alcanzame la llave sónica de ¾.


-Pero profesor... –Dijo el ayudante, alcanzándole la delicada herramienta de precisión que le había sido solicitada- las cosas andarían fenómenas por esos tiempos como usted dice, pero de un día para el otro ¡ZAZ! La tercera guerra mundial.


-Es lamentable aceptarlo, pero es verdad. Miles de millones de muertos... la desaparición de la civilización tal cual la conocemos. Hambre... terribles enfermedades... la destrucción del medio ambiente... mutaciones aberrantes- El profesor Arcela suspiró consternado- Una guerra inútil de la cual escapamos de milagro y nos ha obligado a vivir bajo tierra por más de dos siglos.


-¿Y a que viene tanto interés por un hecho ocurrido hace más de 200 años?- Preguntó el ayudante, mientras se afanaba sobre uno de los soportes de la máquina que había ayudado a construir- La superficie del planeta va a ser inhabitable hasta dentro de otros 200 años. Acá abajo tenemos que luchar día a día para poder llegar a ver ese lejano momento y no para preocuparnos por lo que pasó hace tanto tiempo.


-Doscientos años en que no podremos crecer como civilización... control poblacional estricto, pues cuanto más duren las reservas mejor... sin luz del sol... sin la posibilidad de escapar de estas oscuras cavernas hacia las estrellas- El tono de su voz se hizo vehemente- ¡Nuestra herencia está enterrada a más de 2 kilómetros de una superficie arrasada por nuestra estupidez!- Palmeó con afecto la maquina que tenía frente a si- Con esto que ves acá, voy a lograr que eso nunca suceda.


-¿Con esto?- Preguntó dudoso el joven- Desde hace 6 meses vengo ayudándolo en su construcción, pero la verdad es que no tengo mucha idea de lo que es en realidad. En un principio creía que era algún nuevo tipo de generador ambiental... aunque ahora, ni siquiera estoy muy seguro de si el Consejo Mundial haya dado su aprobación a este proyecto.


-¡Que saben esos imbéciles políticos de mierda!- Bramó el profesor, agitando los brazos como un poseso- Ellos y su estupidez fueron los que nos llevaron a este despelote. Ellos y sus ideas y sus malditas armas de destrucción masiva nos condujeron al límite de nuestra extinción... ¡Tan solo 300.000 personas en todo el mundo!


-Pero... ¿Qué es esta cosa que va a impedir que todo esto vuelva a pasar?- El muchacho se sintió vagamente inquieto. Su yo interior le decía que no preguntara más y que fuera de inmediato a denunciar este experimento a la Comisión de Ciencias del Gobierno Central.


El profesor esbozó una sonrisa de profundo orgullo y señaló el artefacto que tenía frente a si:-


-Esto que ves aquí es una máquina del tiempo.


La mentada máquina temporal era una esfera de polímero metálico bellamente pulido, de algo más de tres metros de diámetro, de la cual salían numerosos tubos, que adoptaban una sinuosa forma serpentiforme por sobre la superficie de la estructura. Los controles y pantallas que había en el interior se hallaban en esos momentos encendidas, como si estuvieran esperando una señal para ponerse por fin en marcha.


Se hizo un silencio embarazoso entre ambos. El ayudante supo que no se iría de allí hasta lograr averiguar todo el asunto, tal era su curiosidad.


-¿Me está diciendo que eso es una máquina del tiempo?


-Cuando estudié por primera vez en la facultad las ecuaciones de Travis, hace ya veinte años, y comprendí su verdadero significado en el concepto del continuo espacio-temporal, una extraña obsesión se apoderó de mi y comenzó a dar vueltas por mi cabeza... el porque del inicio de una guerra tan espantosa que acabó con casi toda la raza humana. Al ver esos números impresos en la pantalla de mi computadora, supe que ante mi tenía la llave que me llevaría a desentrañar ese misterio. También me di cuenta que para llevarlo a cabo tenía que mentir... los recursos en la actualidad no sobran y este tipo de proyectos teóricos no son bien vistos por el Consejo Científico, y por ende el Gobierno Central. Apelando a la corta visión que todos ellos poseen, les dije que quería desarrollar un nuevo tipo de fuente de energía, basado en el uso controlado de pequeñas porciones de antimateria. Un proyecto a largo plazo, pero con unos beneficiosos resultados para la sobrevivencia de nuestra pequeña civilización.


-¿Se lo creyeron?


-Ellos escuchan solo lo que más les interesa. Los conocimientos del consejo se han ido diluyendo a lo largo de estos 200 años. Ahora son solo unos cómodos burócratas que apenas si entienden los conceptos generales- No pudo evitar sonreír, a pesar de lo nervioso que se sentía en esos momentos- Me bastó con decirles un par de palabras difíciles para que me dieran todo lo que necesitaba.


-¿Nunca nadie se dio cuenta del asunto?- El ayudante se sentía asombrado ante la osadía de alguien a quien creía un tonto comelibros.


-¿Vos te diste cuenta en estos seis meses que llevás trabajando conmigo?- Retrucó, volviendo a sonreír abiertamente- No te sientas ofendido por tu ignorancia... pues los ayudantes que te precedieron tampoco se dieron cuenta de la trampa- Se tocó la cabeza- La mayor parte de los diseños los tengo acá adentro... el resto, que se halla en los pads y las tabletas plásmicas, son pura basura mezcladas con algunas medias verdades. ¡Pero ahora, luego de tantos años de sacrificio, por fin lo logré y la máquina de tiempo es una incuestionable realidad!


-¿Y para que tanta pérdida de tiempo en todo esto?- Preguntó el ayudante, aun molesto por todo lo que estaba pasando, pero sobre todo por haber sido tratado como un idiota- Realmente no sé para que le dedicó tanto tiempo de su vida para construir este aparato inútil que ni sabemos si va a funcionar...


-¡Tonto, tonto!- Dijo el profesor Arcela, lanzando una paternal mirada- ¿Es que todavía no te diste cuenta de las implicancias de esta sublime creación? ¿Es que acaso no entendiste nada de lo que dije? ¿No escuchaste nada sobre esa obsesión que viene carcomiendo mi alma desde hace 20 años?


-Si, si... el porque de la tercera guerra mundial... –Resopló fastidiado el muchacho.


-Yo soy descendiente directo de uno de los sobrevivientes de la ciudad de Buenos Aires- Dijo el profesor con una emoción mal contenida- Mi tatarabuelo estaba de vacaciones en Europa cuando sucedió la catástrofe y perdió a todos sus seres queridos, a excepción de su esposa y su pequeño hijo de seis años. El murió durante el conflicto europeo en el 2026, no sin antes contarle a su hijo sobre su herencia porteña... el mate... el asado... el tango... el futbol de los domingos - Miró a su confundido ayudante- Conceptos ya olvidados en la actualidad, pero que jamás pude alejar de la mente cuando mi propio padre me los contó. Debía descubrir los motivos del ataque a Buenos Aires, el inicio de todo lo que siguió después. La terrible catástrofe que ensombreció el destino de toda la humanidad en los siglos por venir.


Señaló nuevamente el increíble aparato y agregó:-


-Durante todos estos años realicé un meticuloso relevamiento histórico en los archivos que se guardan en la biblioteca central. Fue así como pude establecer el tiempo y lugar exactos en donde explotó la bomba que destruyó esa ciudad. Con esta máquina voy a viajar al momento exacto en que se produjo la misma. Una vez establecidos los parámetros del evento, tan solo me bastará con viajar a otros puntos clave en el pasado y arreglarlos a mi antojo, con el fin de evitar que todo vuelva a suceder. Gracias a mi ayuda, el tiempo se realineará y tomará un nuevo curso. La gran guerra jamás tendrá lugar y el futuro volverá a ser nuestro.


-Pero profesor. si usted aparece en el punto exacto en que se produjo la explosión, no va a vivir para contarlo...


-Si bien tenés razón en lo que estás diciendo, eso no va a suceder porque tomé todas las precauciones del caso. El motor que impulsa a la máquina se basa en un proceso controlado de fusión de antimateria, pues se necesitan grandes cantidades de energía para romper la barrera del tiempo. El sobrante que queda en el proceso me permite generar un escudo electromagnético que podrá interactuar con el material fisionado en dicha explosión, impidiendo que el espacio-tiempo que ocupa la nave no sufra el menor daño.


-¿Cuándo va a realizar ese experimento?- Preguntó el joven, contagiado por el entusiasmo del profesor.


-Ahora mismo... ¿Por qué te crees que te lo cuento en este momento, sabiendo que probablemente podías llegar a informar de todo esto al consejo? Lo que quiero es que vos seas testigo de esta prueba, en caso de que falle en el primer intento- Se sonrió- Aparte, no vas a tener tiempo de avisar a las autoridades sobre esta posible locura mía.
Dicho y acción fueron uno, cuando Gorg subió a bordo del artefacto esférico. Pulsó algunos mandos digitales y los motores de antimateria comenzaron a zumbar con el poder de millones de Joules de energía. Al ayudante le pareció que la máquina del tiempo comenzaba a hacerse borrosa y se restregó los ojos, al pensar que el cansancio y los nervios le estaban jugando una mala pasada. Cuando volvió a enfocar la mirada se dio cuenta que la desaparición se había acentuado aun más.


-Nos vemos en un futuro mejor- Creyó escucharle decir al profesor a través del zumbido creciente.

El profesor no tuvo ninguna duda que el trabajo de toda su vida había sido un éxito absoluto. La pantalla plásmica que tenía frente a si marcaba una cuenta regresiva en donde podían verse los años, días, horas, minutos, segundos y una escala numérica difícil de ser observada, la cual señalaba hasta los milisegundos de su viaje al pasado. A los costados, como si las paredes de la esfera no existieran, multitud de luces de diferentes tonalidades, imposibles de ser identificadas mediante el espectro de visión humana, danzaban en una serie de vueltas y espirales, un flujo temporal que parecía cobrar vida ante su desbordada imaginación.


-¡El viaje por el tiempo es una realidad!- Creyó oírse gritar, entusiasmado, en ese maremágnum caleidoscópico.


Se obligó a dejar de lado a toda esa maravilla que amenazaba con destruir su cordura, pues los controles le habían indicado que el fin de su increíble viaje se estaba acercando. Con fría diligencia, pulsó los mandos digitales para que la máquina volviera a reintegrarse en el espacio normal. A su Buenos Aires querida, con la que tanto había soñado durante toda su vida... la ciudad de sus antepasados...el mate... el tango... el futbol de los domingos...


El profesor Arcela había tenido razón al decir que el conocimiento se había perdido a lo largo de los más de dos siglos que la humanidad había vivido bajo tierra. Aun él, a pesar de su vasta sabiduría, había cometido un error. Quizá el peor de ellos.


El escudo generado a partir de la antimateria se había puesto en funcionamiento, de forma automática, cuando hubo reingresado en el espacio-tiempo normal. Lo que el buen profesor había olvidado totalmente era que la materia y la antimateria no podían coexistir en el mismo lugar, pues su unión generaría un pulso de energía de características devastadoras.



¡¡KRA-KA-BOOOMMM!!


Cien Hiroshimas de poder destructor, de algo más de tres metros de diámetro, deshacen a toda una ciudad en la nada... y con ella el futuro de la humanidad.

BUENOS AIRES ARRASADA POR MISTERIOSA EXPLOSION NUCLEAR
Agencia Internacional de Noticias:- Una explosión de magnitud catastrófica, arrasó con la ciudad de Buenos Aires en el día de la fecha, ocasionando la muerte inmediata de más de 10 millones de personas...

1 comentario:

  1. Muy bueno che! me encantan los relatos circulares y esa trama a lo maquina del tiempo-terminator-volver al futuro, esta genial.
    Muy bien llevada la historia.
    QUIERO MAS!

    ResponderEliminar