Buscar este blog

domingo, 13 de junio de 2010

CONTRA-TIEMPOS (3)

por DANIEL BARRAGÁN (alias TERRAMAN)

Era un sábado a la mañana, casi sobre el mediodía, cuando dio inicio el Armagedón.

El temido apocalipsis por fin había llegado a la Tierra con fuego, azufre y espanto.

... y los muertos se levantaron vacilantes de sus frías tumbas sin tiempo, dispuestos a cebarse de la vida humana que medraba sobre el mundo condenado.

Feroces lobos de babeantes fauces, deseosos por devorar la carne mortal. Vampiros de largos colmillos y mortal presencia. Errantes espectros incorpóreos. Metamórficas criaturas de ciclópeas dimensiones que desgarraban con dientes la trama de la realidad. Asesinos seriales y violadores de niños. Necrófagos y sodomitas. Terribles dictadores de aceradas miradas y crueles designios. Genocidas y matricidas. Arañas, serpientes, ratas y otras criaturas rastreras.

Todo un ejército infernal se abrió paso desde las oscuridades del averno, dispuestos a hacer cumplir el destino para el cual habían sido convocados.

... y por fin el mismísimo Satán, amo y señor de la perdición y el horror de los siglos por venir, se alzó en todo el poder de su divino espanto y plantó sus pies sobre la superficie del planeta, agrietándola y secándolo más allá de lo indecible. A su alrededor, una pestilente corte de diablos y demonios chilló y graznó complacida ante los oscuros tiempos que estaban por llegar.

Con voz profunda, que hablaba de una maldad jamás imaginada por mortal alguno y un inconmensurable odio por la obra de su enemigo que moraba en los cielos, la monstruosa deidad dijo:-

-¡Teman mi presencia mortales criaturas que perviven sobre este infecto antro de corrupción llamado Tierra! ¡Fuego y azufre! ¡Dolor y tormento! ¡Sus almas y sus carnes serán mías hasta el fin de los tiempos! ¡No esperen misericordia de mis huestes! ¡Caigan y mueran una y mil veces hasta que el universo vuelva a la semilla de la cual ha sido! ¡¡Dios ha muerto y con él desaparece la esperanza de un mundo mejor!! ¡¡Póstrense ante mi magnificencia y desesperen!!

A pesar de la atroz sentencia, nadie escuchó esas terribles palabras de condenación.

Nadie huyó de su horrendo ejército infernal.

Nadie suplicó ni se postró ante su excelsa presencia.

Nadie parecía temer al tan temido Armagedón.

... y el diablo se acercó a una de las criaturas humanas, un joven vestido de brillantes colores que en esos momentos le estaba dando la espalda y miraba arrobado la vidriera de un negocio.

El diablo se sintió indeciso ante esa pequeña presencia que lo ignoraba totalmente, como si el señor del averno fuera una simple ilusión o el producto de un sueño. Con un inexplicable temor de su parte, poso uno de sus ardientes dedos sobre el hombro del ser humano, a fin de llamarle la atención.


Visiblemente molesto, el muchacho se dio vuelta y miró furioso al ángel caído.

-¡Dejate de romper las pelotas con eso del apocalipsis, boludo!- Lo encaró con dureza y, mientras volvía a darle la espalda, agregó- ¡Tomátelas de acá o te voy a cagar a trompadas!


Satanás, frustrado y también algo asustado, comprendió que el apocalipsis debería esperar un momento mejor...


... pues el Mundial de Futbol había comenzado.

1 comentario:

  1. jaja...muy bueno, pero la cagaste en el mail me adelantaste el final y lo mejor de esta historia es el contraste del remate final....
    MUY BUENO!!

    ResponderEliminar