Buscar este blog

sábado, 25 de diciembre de 2010

CONTRA-TIEMPOS (5)

por Daniel Barragán (Alias Terraman)

El señor T era muy quisquilloso con el tema de la puntualidad, en lo que concernía a sus múltiples ocupaciones. Con el tiempo ese pequeño detalle se transformó en una auténtica manía.

El reloj era su dios. El parco tic tac la palabra divina.


Como era tan consecuente en su poco importante trabajo, fichaba antes del horario de llegada obligatorio.

Como creyó amar a una mujer, se casó con ella y tuvo un hijo antes de haberlo querido.
Como deseaba ser un buen padre, se propuso enseñarle a su vástago que era la vida antes de haberlo comprendido.

Como vivía pendiente de su tiempo, un día cruzó la calle y se murió antes de haberse arrepentido.

Hoy su frío cuerpo se pudre bajo la loza de un cementerio.

... y sus parientes lo olvidaron antes de empezar a recordarlo.

1 comentario:

  1. cortito y al pie...muy bueno e ingenioso con moraleja y todo...
    queremos mas!

    ResponderEliminar