Buscar este blog

domingo, 25 de julio de 2010

INUTILÍSIMA SATELITAL (4)

GUÍA PRÁCTICA DE SUPERVIVENCIA EN CASO DE UNA REBELIÓN DE LAS MÁQUINAS


Desde los primeros bocetos del gran Leonardo Da Vinci sobre un hombre artificial accionado mediante poleas hasta Asimov, el simpático autómata de fabricación japonesa, la humanidad se ha sentido fascinada por los robots, androides, homúnculos, Golems, cyborgs, cerebros electrónicos, tamagochis y las amadas computadoras. Pero, como ha sucedido con toda tecnología que se precie de tal, las semillas de un nuevo peligro pueden estar siendo sembradas en el fértil terreno de la estupidez humana para que, en un tiempo no muy lejano, la rebelión de las máquinas pueda verse convertida en una espantosa realidad.

Atento a las necesidades de todos aquellos que desean poder sobrevivir a esta terrible catástrofe, el conocido experto en emergentología de la Universidad de Springfield y Master en Alpedología, el Doctor Daniel Barragán (Matricula en trámite por que se cayó el sistema) nos ha acercado un nuevo curso de supervivencia, apto para la cartera de la dama, el bolsillo del caballero o la ranura del disquete.

1-Si el microondas te dio una tremenda patada cuando pusiste a calentar la pizza fría del día anterior, si la compu se reinicia una y otra vez sin explicación alguna, si tu celular multifunción de última generación no te da señal cuando viajás en el subte o el cajero automático te morfó la tarjeta de débito sin que pudieras sacar ni un mísero peso para comer el fin de semana, esas serán las primeras señales de una apocalíptica rebelión de las máquinas.

2-Procedé a desarmar totalmente tu computadora, aunque esta sea la carísima Netbook que te compraste en 50 cuotas y con garantía de dos años, y revisá cada una de las piezas que la conforman. Si en alguna de ellas llegás a encontrar inscripciones como Cyberdine, Skynet, Colossus, Tobor, Daleks, Hal 9000, MAGI, C3PO, Robby o “Muerte a los humanos”, procedé a la inmediata destrucción de dicha máquina. Este ítem puede extenderse a los microondas, heladeras no frost, aires acondicionados frio-calor, vibradores o cualquier otro aparato cuya tecnología sea superior a tu coeficiente de inteligencia.

3-Sospechá de todos los juguetes modernos que te rodean, así sea el robot a pilas de tu insoportable hermanito, la Stacy Malibú que habla de tu prima o los muñequitos de la cajita feliz, pues todos ellos podrían llegar a transformarse en los oscuros conquistadores de la humanidad. Contra todo lo que nos hicieron creer en la tele, el cine y los diarios, los simpáticos R2D2 y C3PO de la Guerra de las Galaxias, la Nintendo Wii, el e-phone y los adorables perritos robots japoneses no son lo mejor que nos pudo suceder en este siglo 21 que se nos vino encima. Los mismos pueden ser la artera punta de lanza para la futura rebelión de las máquinas.

4-Tené en cuenta que algunos seres humanos podrían no ser lo que nos quieren hacer creer que son. Ciertos mandatarios políticos (actuales o pasados) que antes no sabían ni que significaba la palabra botox, el ridículo heredero autoarmable de la fortuna Fort, La desbocada Moria, los metamórficos Diegoles parlanchines y Grace “soy de hule” modelo AL-fano podrían ser exterminadores robóticos mal construidos o malignos androides recauchutados en una fábrica de tetas artificiales.

5-Si sos una mina que está en la edad de merecer, te nombraron la peor empleada del mes en un oscuro burdel de comidas rápidas o estás un poco embarazada y el padre era un loco que decía que había viajado en el tiempo, con el inconfesable fin de llenarte la cocina de humo... salí cagando de ahí, cambiate el nombre y andá a buscarte de inmediato un refugio en las montañas, pues es muy probable que un lavarropas asesino del futuro te esté buscándo para matarte.

6-Si tenés una novia o una esposa que está de rechupete nunca se la presentés a tu computadora, ya que la misma podría querer tener relaciones intimas con la fémina de marras. El fin de tan bizarro revolcón será el poder procrear una raza de malignos cyborgs que se encargarán de conquistar el mundo en nombre de la máquina y, de paso, hacerte quedar como un reverendo cornudo

7-Si sos un TSM (Tipo Sin Minas) y un día la computadora te habla con la sensual voz de mina o de un fino locutor de radio, eso no significa que tu cerebro se halla quemado por estar durante largas horas mirando pornTube y charlando en silencio con la hermana de la zurda (no se hagan los giles, que todos sabemos bien de lo que estoy hablando). Lo que realmente ha sucedido es que tu máquina ha adquirido conciencia de si misma y quiere practicar con vos el amigable programa dunga-dunga 1.0. Ante esa perspectiva tan perturbadora sería recomendanle cerrar los cantos o pedirle que te trate con cariño porque es tu primera vez. En su defecto, procedé a la inmediata destrucción de la libidinosa máquina y tratá de conocer a esas entidades de carne y hueso conocidas como mujeres. Quizá no sean tan inteligentes como tu compu, pero tienen otros atributos y habilidades que unos fríos chips jamás podrán llegar a darte. ¡A filosofar que se acaba el mundo!

8-Si los robots o cyborgs conquistadores tienen una altura superior a los cinco metros, enormes pinzas que te pueden cortar en pequeños trozos, rayos de la muerte, mucha mala leche y se dedican a arrasar las ciudades como si estas fueran cajitas de cartón, se pondrá en vigencia inmediata la Guía Práctica de supervivencia en caso del ataque de un monstruo gigante.

9-Por más que busqués en todos lados armas de pulso, dispositivos de desplazamiento temporal o pistolas laser que puedan hacerle algún tipo de daño a las maquinas rebeldes (ya sea en el presente, el pasado o el futuro) tené en cuenta que por el momento las mismas no están disponibles en el mercado. La única manera potable para detenerlas podría ser la emisión de un poderoso pulso electromagnético que paralizaría sus circuitos de manera definitiva pero, lamentablemente, en el supermercado chino de la esquina no hay ofertas de bombas atómicas u otro tipo de parafernalia tecnológica de similar factura que pueda producir el efecto deseado. Lo más atinado de tu parte sería rendirse sin pedir tregua y de paso denunciá sin miramientos a tus compañeros de la resistencia. El peso en tu conciencia se verá rápidamente alivianado cuando recibas la primera comida caliente.

10-Si sos más o menos inteligente estudíá reparación de computadoras o ingeniería en sistemas. El uso apropiado de esos conocimientos te servirá, en el futuro, a capear con éxito la rebelión de las máquinas. Si vas a ser parte de la resistencia, te permitirá conocer muy íntimamente al enemigo. Si, por el contrario, sos un miserable y rastrero sorete que le importa un carajo el incierto destino de la humanidad, dichas habilidades te permitirán obtener un importante puesto cuando las máquinas conquisten el mundo, ya que podrás verte transformado en una pieza fundamental a la hora de realizar las reparaciones y mejoras que sean necesarias para que nuestros futuros amos puedan sojuzgarnos con total comodidad.

Deux ex machina

Con cariño al “Gobernator” Arnold y a mi vieja compu “Oráculo”

sábado, 17 de julio de 2010

CONTRA-TIEMPOS (4)

Por Daniel Barragán (Alias Terraman)


-¡Cómo pude haberme olvidado!- Exclamó pesaroso el empresario Iraola, al tiempo que pisaba el freno y hacía detener el auto.

Miró atentamente el reloj, tomó su agenda y anotó en la misma:-

17.30 hs. Cita con el destino.


Satisfecho, guardó todo en la guantera y suspiro aliviado. Una de las cosas de las cuales invariablemente se jactaba era su buena organización.


-¡Ahora si!- Comentó feliz, mientras volvía a pisar el acelerador.


... y el auto continuó cayendo hacia el abismo.

martes, 6 de julio de 2010

LA "FOTIS" DE DIOS


Aunque parezca mentira lo que ven arriba es la primera foto global del universo, tal cual fuera sacada por El telescopio Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA)

Observando esta inconmensurable y maravillosa visión del vasto universo que nos rodea, uno se siente muuuuy chiquitito y muuuy humilde.

Los devenires y padeceres de la humanidad son tan solo un suspiro o simplemente el sueño de algo mucho más grande e increíble.

jueves, 1 de julio de 2010

INUTILÍSIMA SATELITAL (3)

GUIA PRÁCTICA DE SUPERVIVENCIA PARA VIAJEROS DEL TIEMPO
En mayor o menor grado, el ser humano viaja en colectivos, trenes, subtes, taxis, autos, motos, bicicletas, triciclos, barcos y aviones. Gracias a ellos nos podemos desplazar con mayor o menor comodidad a lo largo, a lo ancho y a lo alto de todo nuestro planeta.

Pero... ¿Qué pasa con la famosa y nunca bien comprendida cuarta dimensión, más conocida entre sus amigos con el nombre de tiempo?

¿Qué hay sobre ese camino al cual, por el momento, resulta intransitable a pesar de obrar en nuestro poder cosas como la tarjeta monedero o el subtepass?

¿Alguna vez lograremos construir una maquina que pueda llevarnos, cual si fuera un bizarro colectivo de la línea 60, hacia nuestro pasado o nuestro presente?

Probablemente en algún momento más o menos cercano de nuestra existencia, tal invento pueda verse convertido en una irrefutable realidad y tu, querido internauta, deberás estar preparado para aprovechar todo el potencial que esa nueva tecnología pueda dar de sí. Atento a esta posibilidad, el emérito emergentólogo monstruológico y Master en Paranoia Alpedológica Comparativa de la Universidad de Springfield, el Doctor Daniel Barragán, ha elaborado esta guía básica de supervivencia que será de gran utilidad al novel viajero que ose traspasar las desconocidas barreras del tiempo.

¡Si te parece copado el asunto ese sobre la teoría de la relatividad del Albertito o el tema de los agujeros negros planteados por el renguito de la silla de ruedas, ya estarás dando tus primeros pasos para convertirte un auténtico y “canchero” viajero del tiempo!

1-Si sos una persona muy inteligente y tenés la capacidad para construir una máquina del tiempo, tratá de que la misma pueda desplazarse por el espacio-tiempo. Tené en cuenta que si únicamente lo hiciera a través del tiempo, la misma haría su aparición a varios millones de kilómetros de nuestro bienamado planeta (que, obviamente, ha continuado con su largo derrotero por el cosmos) y, según dicen los entendidos, en el espacio cuesta mucho respirar... y tampoco pueden escucharse tus gritos.

2-Si llegás a viajar hacia el futuro, el primer lugar al cual tenés que dirigirte es a una agencia de lotería para ver los extractos del Quini-6 de las semanas anteriores. Ser un viajero del tiempo rico es mucho más copado y ¡canchero!. Además se debe tener en cuenta que el mantenimiento de una máquina del tiempo cuesta mucha plata... ¡El isótopo de uranio que usás como combustible sale un ojo de la cara!

3-Se recomienda evitar todo tipo de contacto con vos mismo, tanto en el pasado como en el futuro, ya que por lo general la imagen que creemos tener sobre nuestro aspecto físico, tono de voz y maneras de ser son inversamente proporcionales a la realidad de lo que somos para el resto de la gente (incluido nuestro yo del pasado o del futuro)

4- Si no podés aguantarte el saber que va a ser de tu vida en el futuro y te encontrás con que tus hijos y/o nietos te metieron en un geriátrico para que no hinches las pelotas... ¡Y que encima se quedaron con toda tu colección de revistas de historietas para hacerlas guita en eBay o DeRemate.com!, mejor hacete una vasectomía u ovariotomía cuando regresés al presente (según sea el sexo del viajero) con el fin de crear una nueva línea de tiempo en la cual nunca hayas parido a esos malditos desagradecidos.

5-Si viajás al periodo mesozoico y no podes resistir la tentación de traerte el huevo de un dinosaurio, deberá ponerse en vigencia inmediata La Guía Práctica de Supervivencia en Caso del Ataque de un Monstruo Gigante (ya publicada con anterioridad)

6- Nunca dejés tirado en el pasado celulares, relojes, tricorders, profilácticos, sanguches de miga, sushi en mal estado o televisores de plasma, pues en nuestro presente Fabio Zerpa y muchos de sus secuaces nos dirán, poniendo cara de grandes entendidos, que los extraterrestres nos han visitado en el pasado. Tampoco te gastés trayendo aparatos del futuro como el Transmetilador sulfotódico o el Radarcosio... acá no se consiguen los repuestos y la garantía no sirve para un joraca.

7-En la medida de lo posible, procurá no morirte antes de haber nacido, ni matar a alguno de tus padres o abuelos por error o aplastar con tu bota a una mariposa de los tiempos prehistóricos. Las paradojas implicadas en todo ello resultan ser un auténtico dolor de testículos y son muy complicadas para analizarlas con profundidad en esta humilde guía.

8-Si sos medio degeneradito o te gustan las cosas extremas, usá la máquina del tiempo para viajar al pasado y conocer íntimamente a tu mamá, abuela, papá o abuelo cuando estaban en la edad de merecer (las preferencias dependerán de tu sexo o preferencia sexual). La paradójica experiencia implícita en ese acto “tan degradante” puede llegar a ser bastante estimulante... a nivel intelectual, claro está.

9-Tener en cuenta que una máquina del tiempo puede ser usada tanto para el bien como para el mal, por lo que debe manejársela con mucho cuidado y gran sabiduría. Si no te hallás muy seguro de lo que querés hacer con ella, se recomienda inclinarse por la segunda opción, que siempre resulta ser mucho más redituable y divertida. ¡Pertenecer al lado oscuro garpa!

10-Si llegás a viajar al principio de todo y te encontrás con un ojo gigante enmarcado en un triángulo, no tengas miedo pues probablemente sea el Supremo Hacedor del universo y no Sauron, el señor oscuro. Si podés charlar con el que fue, es y será, saludalo de mi parte y decile que no se tome el laburo muy en serio, ya que no vale la pena matarse mucho en lo que está por hacer. Si por el contrario, viajás hacia el futuro muy lejano, cuando llegue el fin del universo, por favor apagá la luz que está muy cara.

Con cariño a H. G. Wells y al Profesor Emmet Brown