Buscar este blog

sábado, 29 de enero de 2011

EL CEREBRO DEL PLANETA AROUS

(The Brain from Planet Arous –1958-)

Ficha Técnica

Dirección: Nathan H. Juran

Guión: Ray Buffum

Música: Walter Greene

Efectos Especiales: Jack Pierce

Protagonistas: John Agar (Steve March), Joyce Meadows (Sally Fallow), Robert Fuller (Sam Murphy), Thomas Browne, Henry Travis, Ken Terrell. Leslies Thomas, Bill Giorgio, Kenner G. Kemp y Dale Tate

Distribución: Howko International Pictures

Duración: 72 min.

Los años 50 marcaron un punto de inflexión en el cine fantástico, que lo alejó de la gran involución sufrida durante la década anterior. Alimentada por la guerra fría, la naciente tecnología nuclear y el temor a todo lo que no fuera igual al modo de vida del pueblo estadounidense, el público (sobre todos los jóvenes) se volcó de lleno hacia una serie de productos fílmicos en donde eran presentadas metáforas que iban mucho más allá de las criaturas y monstruos extraterrestres que en ellos aparecían.


Esa extraña amalgama social, cultural y política permitió el florecimiento de una sólida industria cinematográfica de clase B, en donde reinaba el bajo presupuesto y las ganas de contar historias, que permitió a la gente poder olvidar aunque fuera por un par de horas a la oscura realidad que día a día se hallaba pendiendo sobre sus cabezas.


Había dado el inicio la edad de oro del cine de ciencia ficción.

Una de las temáticas fantásticas mayormente desarrolladas fue sin duda el de las invasiones extraterrestres, auténtico epítome de la amenaza comunista y la paranoia impuesta por el nefasto Comité de Actividades Antinorteamericanas y su mentor, el senador republicano Joseph McCarthy. Dentro de esta vertiente vieron la luz cientos de películas; entre las que podemos nombrar: Invasion of the Saucer Men (1957), Me casé con un monstruo del espacio (1958), El Día 27 (1957), Not this Earth (1957), Invasores Invisibles (1959) y El Monstruo de un Millón de Ojos (1955); en donde nos eran presentados seres de otros mundos muy malos (…y comunistas) y seres humanos muy, pero muy, buenos (… y democráticos).

Poco hay que decir de la película pues, como dice el título, se trata de un enorme cerebro con ojos llamado Gor, que proviene del ignoto planeta Arous, el cual toma posesión del cuerpo de un afamado científico (John Agar) con el fin de apoderarse de nuestro mundo. 
EL CEREBRO... ¿EL MEJOR AMIGO DEL PERRO?
Para oponerse a tan malvado plan se encuentra otro cerebrín con buenas intenciones, el cual usa a un perro como huésped (demostrando una vez más que el perro es el mejor amigo del cerebr... digo, del hombre). Lo más extraño de esta ya de por si extraña producción es que, a pesar de que el cerebro es sumamente poderoso e imbatible, finalmente es vencido (literalmente) a hachazo limpio.

Un verdadero delirio, producto de un cerebro quemado, el cual fue dirigido por Nathan Juran, entre cuyos logros podemos nombrar varios films inolvidables como The Deadly Mantis (1957), La Bestia de otro Planeta (Twenty Million Miles to Earth-1957-), El 7º Viaje de Simbad (The 7º Voyage of Simbad -1958-) y El Ataque de la Mujer Gigante (The Attack of Fifthy foot Woman-1958-).


El protagonismo corrió por cuenta del imbatible John Agar; conocido actor que trabajó en películas tan entrañables como Fuerte Apache (1948), Tarántula (1955), Revenge of the Creature (1955), Invasores Invisibles (1959) y Viaje al Séptimo Planeta (1962); y la femenina Joyce Meadows; conocida por haber hecho su presencia en algunas películas del género western y haber actuado en programas de TV, como Alfred Hitchcock Presents, Los Aquanautas y Perry Mason.


Sin duda alguna, una película digna para ser vista con tus amigos psicotrónicos, unas pizzas y mucha, pero mucha, cerveza.

Daniel Barragán (Alias Terraman)