Buscar este blog

martes, 27 de noviembre de 2012

DINOCINE (3): ¡CORRAMOS, QUE NOS COMEN LOS LAGARTOS! (1º Parte)


1-Una “ciencia” llamada Pseudopaleontología
CUANDO LOS DINOSAURIOS DOMINABAN LA TIERRA
El mundo de la ciencia se basa en hechos que han sido constatados por los especialistas que se encargan de analizar meticulosamente todo aquello que hace a nuestra existencia en el pasado, el presente y el probable futuro. Pero, por regla general, al universo del cine eso le importa muy poco a la hora de tratar de entretener a las masas ávidas de nuevos estímulos que los ayuden a seguir adelante con sus vidas cotidianas.

Fue así como vio la luz la ciencia hollywoodense conocida como Pseudopaleontología.

Antes de continuar con todo este desquicio  intelectual, me veo en la obligación de aclararles algo que, a pesar de lo obvio, quizá mucha gente desconozca.


***¡LOS DINOSAURIOS JAMÁS CONVIVIERON CON EL HOMBRE PREHISTÓRICO!***

El hombre de las cavernas y sus antecesores prehomínidos caminan sobre este planeta desde hace poco más de 3 millones de años, en tanto que el último de los dinosaurios pasó a mejor vida hace unos 70 millones de años (meteorito mediante, según las últimas teorías científicas). Así que, queridos amigos, saquen sus propias cuentas.
LAS TRES EDADES

Mal que nos pese, ningún feroz Tiranosaurio devoró a un troglodita y, por el contrario, ningún Neanderthal tenía dentro de su dieta a las brontohamburguesas. 

¡Que le vamos a hacer… las cosas se dieron de esta manera!

A pesar de toda esta incuestionable verdad científica, para los estudios cinematográficos esa discrepancia espacio-temporal no tenía la menor importancia, pues para ellos los dinosaurios había sido contemporáneos de los hombres… y seamos sinceros, ¿No es mucho más interesante un triceratops a la carga que un simple rinoceronte a la hora de revivir los tiempos prehistóricos? 

En lo que a mi respecta, esa falacia argumental me gusta más que la cruda realidad.

2-Cuando los dinosaurios no emitían rugidos
BRUTE FORCE
Las primeras películas al respecto datan de 1912 y 1914, con Man´s Genesis y The Primitive Man / Brute Force, las cuales fueron dirigidas por David W. Griffith, uno de los grandes maestros del cine mudo. 

Las mismas estuvieron protagonizadas por la por entonces conocida Mae Mash, que interpretaría el papel de Lirio Blanco, una joven cavernícola que es deseada por dos hombres de su tribu, conocidos con los nombres de Fuerza Bruta y Manos Débiles.
WILLIS O´BRIEN

Esta suerte de sesudo estudio pseudopaleontológico se dedicó a mostrarnos la vida del hombre prehistórico y , entre los que se incluye un Ceratosaurus de cartón, cuyo único movimiento era el de la boca… o por lo menos así lo cuentan las crónicas.

Por esos tiempos, un tal Willis O´Brien (1886-1962) era ayudante de un catedrático de la Universidad de California del Sur, el cual se hallaba embarcado en la búsqueda de restos fósiles en Crater Lake. 

Debido a todo eso, el joven O´Brien se sintió irremediablemente atraído por el fantástico mundo de las criaturas extintas y en 1915 comenzó a experimentar con la animación de modelos realizados en arcilla sobre un armazón de madera. Al año siguiente, junto a un amigo fotógrafo, crearía la técnica de animación cuadro por cuadro que sería conocida como Stop Motion.
DINOSAUR AND THE MISSING LINK

O´Brien presentó sus trabajos al empresario Herman Wobber, el cual le dio U$S 5.000 para que realizara un cortometraje de 5 minutos llamado Dinosaur and the Missing Link, una típica humorada  de enredos en la que los cavernarios deben defenderse de los furibundos ataques de un Pterodáctilo, un Brontosaurio y un eslabón perdido con el fin de ganarse los favores de una hermosa fémina, un argumento que se transformaría en la principal temática de este tipo de films.

Distribuida por los estudios de Thomas A. Edison, el corto fue estrenado en mayo de 1917, cosechando un gran éxito entre el público. Debido a eso, O´Brien tuvo la oportunidad de vender otra de sus películas, llamada The Birth of a Flivver. En ella, dos cavernícolas inventan la rueda y deciden atar un carro a un Brontosaurio, con las previsibles consecuencias funestas de dicha idea. 
R.F.D. 10000 B.C.
La técnica del Stop Motion de O´Brien fue refinándose y los modelos dejaron la arcilla por la goma sobre un  esqueleto de alambre, otorgándole una mayor flexibilidad en los movimientos.
PREHISTORIC POULTRY

A partir de los dos títulos nombrados anteriormente, verían la luz una serie de producciones al mejor estilo de Los PicapiedrasPrehistoric Poultry, R.F.D. 10000 B.C. y Curious Pets of Our Ancestors- en donde el hombre convivía cotidianamente con nuestros amados dinosaurios.

Otra película que no podemos dejar de nombrar a una de las grandes obras del genial Buster Keaton, conocida como Las Tres Edades (The Three Ages -1923-). Dirigida, guionizada y protagonizada por el propio Keaton, esta película nos narra la historia del amor en tres diferentes etapas de la evolución humana: la prehistoria, el imperio romano y la edad moderna… de 1923, claro está.


LAS TRES EDADES
En la primera de ellas, el bueno de Keaton luchará por el corazón de su amada en contra de su declarado enemigo, que es interpretado por Wallace Beery. Aparte de los tópicos característicos de este tipo de cine, al que se suma el humor tan particular de su director, tendremos la oportunidad  de ver uno de los primitivos trabajos de O´Brien, representado en una especie de dinosaurio saurópodo (un Brontosaurio o un Diplodocus) sobre cuya cabeza se halla oteando el horizonte nuestro héroe.

A excepción de esta última, pocas de estas dinoproducciones son conocidas en la actualidad. Pero, con la llegada de King Kong y el cine sonoro, el tema de los dinosaurios volvería a cobrar importancia con películas de mayor presupuesto… o eso queremos creer.
LAS TRES EDADES

3-El ataque de las lagartijas terribles

En 1940, Hal Roach dirigió Un Millón de Años Antes de Cristo (One Million Years B.C.) que contó con la “actuación” de la piedra viviente conocida como Victor Mature, el cual encarnó el papel de Tumak del Pueblo de las Rocas.
UN MILLÓN DE AÑOS ANTES DE CRISTO

Alejado de la tribu por su propio padre (Lon Chaney Jr.), el cavernícola llega al Pueblo de las Conchas (¡Ja! ¡Dijo pueblo!) en donde conocerá a la bella Loana (Carol Landis). A fin de poder conquistar el amor de la misma, deberá enfrentar a brazo partido (y pétreo rostro) contra un montón de lagartijas disfrazadas y un tipo disfrazado de Allosaurio, técnicas más que favoritas a la hora de gastar poca plata en efectos especiales.

La película contó con la asesoría de David W. Griffith, aunque las malas lenguas dicen que ofició como una suerte de director fantasma, y guiones de Mickell Novack, George Baker y Joseph Frickert.
UN MILLÓN DE AÑOS ANTES DE CRISTO

La década del 50, un tiempo dorado atestado de films de ciencia ficción y fantasía, también abordaría el tema de los dinosaurios, con imaginativos guiones que paliaban de alguna manera el bajo presupuesto con el cual estaban realizados.

El más recordado por todos, no precisamente por buena sino por la temática novedosa para aquellos tiempos, fue El Joven Cavernícola/Yo Fui un Cavernícola Adolescente (Teenage Cave Man -1958-) en la que actuó un muchachito que varios años más tarde se transformaría en el famoso agente de CIPOL conocido como Napoleón Solo: Robert Vaughn.
EL JOVEN CAVERNÍCOLA
Este último encarna el papel de un imberbe cavernícola que, desobedeciendo las leyes de su pueblo, decide cruzar la frontera prohibida. Allí se enfrentará a feroces dinosaurios y al Dios que mata por el contacto, encontrándose al final de toda esa aventura con una terrible sorpresa: ese mundo prehistórico en el que vive no es tal, pues en realidad se trata de un oscuro futuro postatómico.
EL JOVEN CAVERNÍCOLA

El film fue producido por Roger Corman, uno de los productores/directores más prolíficos de la historia del cine. Sus películas de bajo presupuesto (en las que incluso había escenas robadas de otras películas) generaron grandes ganancias en la taquilla y permitieron el crecimiento laboral de quienes, a posteriori, se transformarían en famosos artistas y directores, tal fue el caso de Jack Nicholson, Vincent Price, Peter Bogdanovich, Francis Ford Coppola, Martin Scorsece, James Cameron y varios otros.

A pesar de todo eso, esta y otras producciones de clase B no ayudaron mucho para que este género tan particular pudiera llegar a tener un brillo propio. Pero en 1966 llegaría un film que se encargaría de cambiar ese concepto y todo ello se debió a la fecunda labor de un insigne creador, nacido de la escuela de Willis O´Brien, el cual llevaría a la técnica del Stop Motion hacia nuevos hitos de perfección.
EL JOVEN CAVERNÍCOLA

Ese maestro no sería otro que el mítico Ray Harryhausen.


ESTO, POR SUPUESTO, CONTINUARÁ…

FICHAS TÉCNICAS
MAN´S GENESIS (Biograph Empresa -1912-)

Resumen: Weakhands es humillado por Bruteforce cuando intenta ganarse el amor de Lyllywhite. Gracias a la invención de un garrote el débil cavernícola logrará vencer a su rival.

Dirección: D. W. Griffith

Guión: D. W. Griffith y Frank E. Wood (basado en el relato Before Adam de Jack London)

Fotografía: G. W. Bitzer

Protagonistas: W. Chrystie Miller (Abuelo), Robert Harron (Weakhands), Mae Marsh (Lillywhite), Wilfred Lucas (Bruteforce), Charles Hill Mailes y W. C. Robinson.

Duración: 17 min.

PRIMITIVE MAN/BRUTE FORCE (Biograph Company -1914-)

Resumen: Un caballero se duerme leyendo un libro sobre los hombres prehistóricos y sueña que es nada menos que Weakhands, el cual deberá luchar contra dinosaurios y una tribu rival para conservar el amor de Lillywhite.

Dirección: D. W. Griffith.

Producción: D. W. Griffith.

Fotografía: G. W. Bitzer.

Protagonistas: Robert Harron (Harry Faulkner/Weakhands), Mae Marsh (Lillywhite), William J. Butler (Padre de Priscilla), Wilfred Lucas (Bruteforce), Edwin Curglot, Alfred Paget, Jennie Lee, Edwind August y Lionel Barrymore.

Duración: 32 min.

DINOSAUR AND THE MISING LINK: A PREHISTORIC TRAGEDY (Conquest Pictures/Edison Company-1917-)

Resumen: Tres cavernícolas lucharán, como es de esperar, por el corazón de una dama en las tierras salvajes prehistóricas. El más humilde de ellos, Teófilo Ivoryhead, logrará su cometido tras enfrentarse a un peligroso Eslabón Perdido.

Dirección: Willis O´Brien.

Producción: Herman Wobbler.

Efectos especiales: Willis O´Brien.

Duración: 5 min.

THE BIRD OF A FLIVVER (Conquest Pictures Company/Thomas A. Edison -1917-)

Resumen: dos hombres de las cavernas inventan la rueda. A fin de probarla, atan un carro a un Brontosaurio y las fatales consecuencias los llevan a desestimar dicho invento.

Dirección: Willis O´Brien.

Guión: Willis O´Brien.

Efectos especiales: Willis O´Brien.

Duración: 5 min.

PREHISTORIC POULTRY (Conquest Pictures Company/Thomas A. Edison -1917-)

Resumen: un hombre prehistórico es víctima de las bromas pesadas de otro, siendo salvado por su Dinormis gigante domesticado.

Dirección: Willis O´Brien.

Guión: Willis O´Brien.

Efectos especiales: Willis O´Brien.

Duración: 3 min.

R.F.D. 10000 B.C. (Conquest Pictures Company/Thomas A. Edison -1916-)

Resumen: Henry Saurus, un cartero prehistórico, compite por el afecto de Winnie Warclub en el día de San Valentín.

Dirección: Willis O´Brien.

Guión: Willis O´Brien.

Efectos especiales: Willis O´Brien.

Duración: 13 min.

THE CURIOUS PET OF OUR ANCESTORS (Conquest Pictures Company/Thomas A. Edison -1917-)

Resumen: desconocido, pero se sabe que se trata de una mirada sobre el hombre prehistórico y sus mascotas.

Dirección: Willis O´Brien.

Guión: Willis O´Brien.

Efectos especiales: Willis O´Brien.

Duración: 5 min.

LAS TRES EDADES (Buster Keaton Production/Metro Pictures Corporation -1923-)

Resumen: dividida en tres partes, la película analiza al amor a través de la historia humana. En la primera de ellas, un joven enamorado deberá ganarse el amor de una bella muchacha, cuyos padres prefieren al rival de este.

Dirección: Edward F. Cline y Buster Keaton.

Producción: Buster Keaton y Joseph M. Schenck.

Guión: Clyde Bruckman, Joseph A. Mitchell, Jean C. Havez y Buster Keaton.

Música: Robert Israel.

Protagonistas: Buster Keaton (el Chico), Margaret Leahy (la Chica), Wallace Beery (el Villano), Joe Roberts, Lilian Lawrence, Kewpie Morgan, Lionel Belmore, George Davis, Louise Emmons y Blanche Payson.

Duración: 63 min.

UN MILLON DE AÑOS ANTES DE CRISTO (One Millon Years B.C.-Hal Roach Studios/United Artist- 1940)
Resumen: Tumak es expulsado del Pueblo de las Rocas. Su peregrinar lo llevará hasta el Pueblo de las Conchas. Allí se enamorará de la bella Loana y, juntó a ella, desafiará la ira de sus congéneres y a los peligrosos dinosaurios.

Dirección: Hal Roach.

Producción: D. W. Griffith y Hal Roach.

Guión: Mickell Novack, George Baker y Joseph Frickert.

Música: Werner R. Heymann.

Fotografía: Norbert Brodine.

Efectos especiales: Roy Seawright y Jack Shaw.

Protagonistas: Victor Mature (Tumak), Carole Landis (Loana), Lon Chaney Jr. (Akhoba), Conrad Nagel (narrador), John Hubbard (Ohtao), Nigel De Brulier, Mamo Clark, Inez Palange y Edgard Edwards.

Duración: 80 min.

EL JOVEN CAVERNÍCOLA (Teenage Cave Man –Malibu Productions/AIP-1958-)

Resumen: desatendiendo las prohibiciones de su pueblo, un joven cavernícola atraviesa la frontera prohibida. Allí deberá enfrentarse a peligrosas criaturas gigantes y al Dios que mata cuando toca, descubriendo al final un aterrador secreto.

Dirección: Roger Corman.

Producción: Samuel Z. Arkoff, Roger Corman y James H. Nicholson.

Guión: R. Wright Campbell.

Música: Albert Glasser.

Fotografía: Floyd Crosby.

Efectos especiales: Roy Seawright.

Protagonistas: Robert Vaughn (hijo adolescente del Creador de símbolos), Darah Marshall (la dondella rubia), Leslie Bradley (el Creador de símbolos), Frank DeKova (Black Bearded One), Charles P. Thompson, June Jocelyn, Jonathan Haze, Beach Dickerson y Ed Nelson.

Duración: 65 min.

viernes, 9 de noviembre de 2012

LA CENSURA NO EXIST…

Aunque no lo crean todavía hay mucha gente que aun cree que la censura es, como el dulce de leche y las huellas digitales, un invento argentino. Para su desilusión, les comento que están totalmente equivocados. 

Prueba de ello es que la famosa tierra de las libertades individuales, conocida como los Estados Unidos de Norteamérica, también fue cuna para esa vil palabra que parece imperar sobre todo medio de expresión artística que se pueda nombrar. Por supuesto, los comics no estuvieron a salvo.

Queridos amigos blogeros, permítanme contarles a continuación un hermoso cuentito de terror sobre el ascenso y caída de una editorial gracias a los embates de ese monstruo conocido como censura.
William M. Gaines

La historia dio inicio allá por 1947, cuando Max C. Gaines, uno de los padres fundadores de la industria de los comic book, abandonó este mundo mortal dejando como herencia a su hijo William la no despreciable suma de un millón de dolarucos y un negocio en estado poco menos que desastroso. 

El mismo era nada menos que una editorial de comics llamada Educational Comics, cuya temática puramente educativa se hallaba orientada hacia una “supuesta” juventud sana moral y físicamente. 

Fue así como el joven William M. Gaines, por entonces estudiante de pedagogía, se vio de buenas a primeras como editor en jefe de un muerto lleno de deudas.


Tratando de encontrar una salida rentable a ese auténtico clavo, Gaines observó que la juventud de los años de la post-guerra había sufrido grandes cambios, habiendo perdido en cierta medida esa inocencia que poseyeran en décadas anteriores. Por lo tanto, se encargó de dar un giro de 180 ° a la por entonces moralista y culta editorial, bombardeando esas tiernas cabecitas con una serie de títulos innovadores y atrevidos. 
Con el fin de evitar el deposito de U$S 2.000.- exigido por el Servicio de Correos de EE.UU. como permiso de franqueo para cada nueva revista que saliera al mercado, Gaines decidió cambiar las temáticas pero no los títulos de las revistas que publicaba. 

Para lograr ello, hizo trampa y continuó con las nuevas publicaciones a partir de las numeraciones anteriores. Por ejemplo: una revista llamada International Comics se metamorfoseó en International Crime Patrol, para luego de 6 números transformarse definitivamente en Crime Patrol

Con todo este cambio tan bizarro, el pícaro de Gaines se encargó de gestar un nuevo mito de la historia comiquera: la linea de comics EC.

Los argumentos presentes en Crime Patrol poco a poco fueron desbocándose hasta tornarse grotescos y sangrientos. A su vez, los mismos contaban con un recurso narrativo verdaderamente novedoso: cada inicio y conclusión de las historias eran presentados por un extraño anfitrión conocido como Crypt Creeper o Guardián de la Cripta

A partir del arribo de este personaje, llegarían los últimos cambios en el nombre de la revista, pasando a llamarse Crypt of Terror y luego Tales from the Crypt (Cuentos de la Cripta). 
Si bien fue Gaines quien orquestó toda esta macabra movida, tampoco puede ser olvidada la meritoria labor de Albert Feldstein. El mismo se encargó nada menos que de dibujar y escribir las primeras historias que aparecieron en esos números. 

Los argumentos generados durante los siguientes 5 años promovieron toda una innovación en el género, debido su calidad artística y a la polémica generada en el público consumidor de esos años.

En 1950 aparecieron 2 nuevos títulos de ciencia ficción y fantasía llamados Weir  Science y Weir Fantasy, que posteriormente se fusionarían en la conocida Weir Science Fantasy

Esta revista se caracterizó principalmente por las adaptaciones de los clásicos del género literario fantástico que estuvieron a cargo de prometedores artistas  de la talla de Harvey Kurtzman, Wallace Wood, Jack  Kamen, Joe Orlando y Al Williamson. También fueron tratados temas tan vigentes como la tecnología desmedida y sin humanidad, el daño a la ecología o el conflicto nuclear, tan de moda en esa época de guerra fría entre EE.UU y U.R.S.S.. 

Otra de los temas tratados por los comics de EC fue el género bélico, con las publicaciones Two-Fisted Tales (1949) y Frontline Combat (1951). 

Los mismos estuvieron a cargo de Harvey Kurtzman y una pléyade de dibujantes como Johnny Craig, Wallace Wood, Jack Davis, John Severin, Bill Elder, George Evans, Alex Thot, Russ Heath, Joe Kubert, Gene Colan y Reed Crandall. Los guiones estuvieron a cargo de Gaines, Felstein y el propio Kurtzman.
Como es de suponer, todas estas historias poseían finales poco felices para los protagonistas de las mismas los cuales, cuando la suerte les sonreía, eran muertos en el último cuadrito de la misma.  

Dentro de la linea de comics dedicados a crímenes (Suspens Stories y Shock Suspens Stories) también tuvieron como premisa historias caracterizadas por su extrema dureza plagadas de crueldad e injusticia. 

Entre toda la pléyade de grandes artistas que colaboraron dentro de esta línea podemos nombrar a Johnny Craig, Wally Wood, Graham Ingels, Harvey Kurtzman, Jack Kamen, Jack Davis, Al Williamson, Al Feldstein y Joe Orlando, entre otros. Dentro del grupo de guionistas podemos nombrar a Gaines, Feldstein, Craig, Otto Binder y Jack Oleck.

¿Se imaginan como les quedaría la cabeza a los pibes que tenían la oportunidad de leer todo ese material?

Pero el verdadero y definitivo éxito de la EC fueron sin lugar a dudas sus comics de terror. 

Sus páginas se dedicaron a presentarnos zombis putrefactos, siniestros vampiros, salvajes hombres lobo, asesinos enloquecidos, espectros vengativos, tripas rezumantes, sangre y todo tipo de horrores desquiciadamente horripilantes. 

Tres fueron los títulos correspondientes a esta linea, los cuales eran presentados por sendos narradores de naturaleza macabra:-

Tales from the Crypt (1950-1955) con el querible Crypt Keeper. Entre los artistas que colaboraron podemos nombrar a:- 
-Johnny Craig 
-Wally Wood
-Jack Davis
-George Evans
-Jack Kamen
-Graham Ingels
-Harvey Kurtzman
-Al Williamson
-Joe Orlando
-Reed Crandall
-Bernard Kristein
-Will Elder
-Fred Peters
-Al Feldstein.

The Vault of Horror (1950-1955) que contaba con la presencia del Guardián de la Tumba o Vault Keeper (1950-1954) Aparte de Gaines y Feldstein, esta revista contó con la colaboración de:- 
-Johnny Craig
-Wally Wood
-Harvey Kurtzman
-Graham Ingels
-Jules Feiffer
-Harry Harrison
-Jack Kamen
-Jack Davis
-Howard Larsen
-Joe Orlando
-Sid Check
-George Evans
-Bernard Krigstein.

-The Haunt of Fear con una bruja llamada The Old Witch. Aparte de los anteriormente nombrados, estuvieron:- 
-George Roussos
-Edwin J. Smalle.

Otra característica presente en todas estas publicaciones era el respeto que se le daba a los autores y dibujantes que participaban, a través de su mención en los créditos, algo muy poco habitual por aquellos tiempos.
Lamentablemente, todo este éxito lo llevaría de manera paradójica a su decadencia en 1955, debido a la acción conjunta de dos grandes enemigos de los comics. 

El primero de ellos fueron las madres, autenticas Némesis de todo comiquero que se precie de tal.  Por el otro lado un psicólogo europeo llamado Frederic Wertham que escribió un infausto libro llamado La Seducción del Inocente

En  dicho libro, que se basaba en los estudios que había llevado a cabo en el Hospital de Bellevue de Nueva York, se encargó de machacar con insistencia que la culpa del carácter agresivo y rebelde de la juventud de la post-guerra se debía a los comics que eran publicados sin ningún tipo de traba moral. 

Ni que decir que esa amalgama Madres americanas/psicólogo con titulo para respaldar afirmaciones resultó fatal para el mundo de los comics. Es muy probable que Wertham y su libro no hayan sido ni los verdaderos ni los únicos culpables de la censura en los comics, pero fueron un importante engranaje en la terrible maquinaria de la ignorancia.

La cosa llegó a tal extremo que llegó a formarse una comisión investigadora del senado en abril de 1954, dirigido por un tal Estes Kefauver, que por entonces lo único que le interesaba era el recoger votos para el ansiado puesto presidencial y veía en todo esto una oportunidad para obtenerlos. En dicha investigación, fueron llamados a declarar editores, dibujantes, expertos, médicos, distribuidores y vendedores, en una suerte de caza de brujas sin ton ni son.
A pesar de la denodada defensa de Gaines ante el comité y el hecho de no haberse podido probar nada de lo investigado por este último, los días de EC y otras publicaciones de similar factura estaban llegando rápidamente a su fin. 

El hachazo definitivo y fatal no fue precisamente propinado por un sangriento asesino serial sino por un código de autocensura establecido por otras editoriales ajenas a EC -agrupadas en The Comics Magazine Association of América, que fuera creada por John Goldwater-, quienes veían con mucho temor la posible pérdida del vasto y rentable público infantil. 

Este estúpido código sería conocido como Comic Code Authority, cuyas ideas conservadoras sumergieron a los comics en una edad oscura en donde las palabras horror, sexo, sangre y crimen fueron poco menos que erradicadas del diccionario. A pesar de todo el aluvión que se le vino encima, el pobre de Gaines intento sobrevivir sin sus títulos señeros... pero todo fue inútil.

Extrañamente, la Editorial EC se vio así envuelta en una extraña aventura sin final feliz, tal como eran contadas las historias en sus publicaciones, al ser víctima de las garras salvajes e invisibles de la ignorancia y el miedo... el monstruo de la censura. 

Y aquí termina este terrible cuentito queridos lectores y les deseo unas muy buenas noches.

... y que sueñen con vampiritos y fantasmitas.