Buscar este blog

sábado, 7 de diciembre de 2013

ARMAGUEDDON 2001: BUSINESS ARE BUSINESS!

Para aquellos que eran jóvenes en la década del 90, el año 2001 parecía ser un futuro mucho más cercano de lo que muchos como yo (que somos algo más viejitos) habíamos estando esperando desde nuestra lejana niñez. 

Atrás quedaban nuestros sueños de poder viajar alguna vez como turistas a la luna… o que los robots fueran nuestros fieles sirvientes… o que en el techo de nuestras casas iba a estar posado un coche volador, pero aun así ese futuro seguía pareciendo prometedor.

O por lo menos eso creíamos.

Para el cine, la literatura y, porque no, los comics el año 2001 era una época muy importante. El mismo era un futuro mediato en donde cualquier cosa, fuera buena o mala, podía llegar a suceder… siempre y cuando, claro está, generara una buena ganancia.

En el año 1991, la Editorial DC decidió explorar ese punto de inflexión socio-cultural de la evolución humana y creó una saga a la que podríamos englobar dentro de la comercial costumbre de todas las editoriales de reunir en una maxiserie a todos los personajes más emblemáticos de su amplio panteón heroico con el fin de enfrentarlos a algún poderoso enemigo, matar a algunos personajes para darle un clima dramático a la historia y de paso crear alguno que otro nuevo superser, que por supuesto terminaría cayendo en la pavada o en el olvido.

Como ejemplos más famosos de esta movida podemos citar a Crisis en las Tierras Infinitas (sin dudas la mejor de todas), Secret Wars, Legends, Invasión!, Hora Cero, La Era del Apocalipsis y otras tantas cuyo único cometido era el hacernos comprar miles y miles de comics para poder entender de que se trataba el asunto.

La saga de la cual les voy a hablar se llamaba Armagueddon 2001 y la misma estaba compuesta por dos números especiales (The Dark Age y Conclusion) que, de manera simultanea, involucrarían (cual si fueran historias imaginarias) a todos los anuales en donde se contaba los posibles porvenires de los mayores héroes de la Tierra.

Cualquier parecido con los What If? publicados por la Editorial Marvel es pura coincidencia (¡Urmmm!

Los guiones de esta saga estuvieron a cargo de Archie Goodwin y Dennis O´Neil. El apartado gráfico corrió por cuenta de Dan Jurgens, a los que se sumó el entintado de Dick Giordano, Steve Mitchell y Art Thibert y el color de Adrienne Roy y Anthony Tollin.

En el futuro del 2001 (¡Oia! ¿Ya estamos terminando el 2013?) un villano conocido como El Monarca ha destruido a todos los superhéroes, erigiéndose en el dictador absoluto de la humanidad. 

Producto de un experimento cronal, el científico Matthew Ryder se transforma en Waverider, el cual decide acabar con dicha tiranía viajando a través del tiempo hacia el pasado. El fin de todo eso es tratar de descubrir cual de los héroes se verá transformado en El Monarca y así poder evitar ese funesto futuro en el cual ha vivido.
A pesar de parecer una buena idea, esta saga no aporta absolutamente nada al mito comiquero, excepto muchos dólares para aquellos que pergeñaron toda esta movida comercial. Pero (siempre hay uno cuando se lo necesita) algunas de las historias que fueron publicadas en los anuales de varios títulos de la casa, en donde somos testigos de los posibles futuros de héroes como Batman, Superman o La Liga de la Justicia, se encargan de darle una pequeña oportunidad de poder redimirse ante los pacientes lectores.

-Superman Annual Nº 3 (Execution 2001)

Guión: Dan Jurgens

Portada: Dusty Abell y Terry Austin

Dibujos: Dusty Abell

Entintado: Terry Austin, John Beatty, Dick Giordano y Dennis Janke

Color: Glenn Whitmore

Un Superman agobiado por la muerte de su amada Lois Lane, debido a un atentado nuclear que destruyó la ciudad de Metropolis, se erige en una suerte de dios salvador del planeta… sin importar el costo de su cruzada. Tan solo la Liga de la Justicia y Batman podrán detenerlo, aun a riesgo de sus propias vidas.

El argumento, a cargo de Dan Jurgens, resultan ser interesante (aunque se parezca sospechosamente a Batman The Dark Knight Return) pero los dibujos son otra cosa. Realizados por un mal clon del gran Arthur Adams, llamado Dusty Abel, pasan de lo bueno a lo realmente mediocre (incluso de un cuadro a otro) lo cual le resta méritos a este número.

-Batman Annual Nº 15 (The last Batman Story)

Guión: Alan Grant

Portada: Scott Hampton

Dibujos: Jim Fern 

Entintado: Steve Leialoha

Color: Adrienne Roy

Una serie de muertes acaecidas sobre ciertos villanos de Ciudad Gótica caen sobre las espaldas del ya algo avejentado señor de la noche. Debido a ello, Batman es acusado de asesinato y la sentencia puede llegar a ser la mismísima pena capital. Con ayuda de sus amigos (Catwoman, Anarky, Robin y Alfred) el atribulado Bruce Wayne deberá desenmascarar a quien se encuentra detrás de esa conspiración: El Joker… que en ese futuro distópico es el afamado conductor de un programa de televisión.

El correctísimo Alan Grant, que supo ser un asiduo visitante de la fenecida Fantabaires, nos narra una historia bastante entretenida que satisface al más exigente comiquero. Los dibujos a cargo de Jim Fern y Steve Lehialoha, si bien no descollan por su originalidad, cumplen con su cometido con bastante dignidad.

-Justice League of America Annual Nº 5 (Tomorrow´s League Today!)

Guión: Keith Giffen y J. M. DeMatteis

Portada: Steve Carr y Joe Rubinstein

Dibujos: Keith Giffen, Steve Carr, Chris Sprouse, Darick Robertson, Marshall Rogers, Kevin Maguire, Dan Jurgens, Joe Phillips, Linda Medley y Ty Templeton.

Entintador: José Marzan Jr. y Bruce Patterson

Color: Gene D´Angelo

Allá por 1987, dos señores conocidos con los nombres de Keith Giffen y J. M. De Matteis tomaron prestado a uno de los mayores grupos superheroicos de la historia comiquera de la Editorial DC y crearon para el mismo uno de los argumentos más innovadores, refrescantes e interesantes de esos tiempos, incursionando de manera muy especial y sin acartonamientos de ningún tipo en el terreno del humor.

Este anual, que conserva las características indicadas más arriba, nos narra la divertida historia de los tiempos por venir del equipo de superhéroes más carismáticos del universo DC y realmente no tiene desperdicio.
Los dibujos son un auténtico festival de creadores, los cuales alguna vez pasaron por las páginas de la serie regular: José Marzan, Chris Sprouse, Bruce Patterson, Darick Robertson, Marshall Rogers, Kevin Maguire, Dan Jurgens y Ty Templeton, entre otros.

-Hawk & Dove Annual Nº 2 (Creating Unity)

Guión: Barbara Kesel

Portada: Kevin Maguire y Jerry Ordway

Dibujos: Curt Swan, Gabriel Morrisette, Kerry Gammill y Paris Cullins

Entintador: John Statema, Charles Barnett III y Bob Lewis

Color: Michael Thomas

Una historia realmente confusa, cuyo único cometido es meternos en un despiste que no nos haga pensar quien es realmente El Monarca (un intento bastante inútil), nacido de la mente de una Barbara Kesel que, sin la presencia de su marido, parece que únicamente supo hacer, y disculpen mi lenguaje coloquial, “cagadas” con este crossover

Totalmente prescindible.

-Hawkworld Annual Nº 2 (Racing Against Time)

Guión: John Ostrander

Portada: Graham Nolan

Dibujos y entintado: Gary Kwapisz 

Color: Sam Parsons
John Ostrander nos narra lo mejor que puede el futuro de El Hombre Halcon, uno de los personajes que más versiones y alteraciones de continuidad ha sufrido a lo largo de su existencia comiquera.

El héroe alado deberá enfrentar a una especie de robot asesino y a sus propias ansias desmedidas por impartir justicia, las cuales podrían llegar a convertirlo en el futuro Monarca.

-Flash Annual Nº 4 (Family Business)

Guión: Mark Waid

Portada: Mike Parobeck

Dibujos: Crag Brasfield

Entintado: Andrew Pepoy

Color: Tom McGraw

Corre el año 2001 y ya hace mucho tiempo que Wally West se halla retirado de sus actividades como el velocista escarlata. Pero los viejos enemigos a  los que se enfrentó no están muertos… y el precio de su oscura venganza puede cobrase la vida de su propio hijo.

-Action Comics Annual Nº 3 (Executive Action)

Guión: Roger Stern
Portada: Dave Gibbons
Dibujos: Tom Grummett
Entintador: Phil Rodier, Doug Hazlewood, Carlos Garzon y Brad Vancata
Color: Glenn Whitmore y Matt Hollingsworth

Los anuales de la colección de Superman resultaron ser los más interesantes de la saga Armagueddon 2001. Tal es el caso de esta historia escrita por un inspirado Roger Stern, que se encargó de traernos desde el pasado las entrañables historias imaginarias de la Edad de Plata.
Los avatares del destino llevan a que el hombre de acero sea ungido como presidente de los EE. UU. Sus decisiones ejecutivas se encargaran de encauzar el destino de su país y, aunque muchos no lo deseen, al resto del planeta. 

Esta es una historia no apta para aquellos que odian a la madre, el pastel de manzanas y el modo de vida americano.

-L.E.G.I.O.N Annual Nº 2 (2001!)

Guión: Alan Grant

Portada: Mike McKone y Jan Harpes

Dibujos: Mike McKone

Entintado: Jan Harpes

Color: Lovem Kindzierski

Alan Grant y Mike McKone se encargaron de predecir el nefasto futuro de este grupo policial del espacio al mando de Vril Dox y conformado por un grupo de inadaptados, entre los que se cuenta al poco menos que psicópata Lobo, el Capitán Cometa, Strata, Fase y Lady Quark.

La misma es una historia sobre la posesión del poder absoluto y la responsabilidad para manejarlo con sabiduría, la cual resulta muy agradable para ser leída.

-The Adventures of Superman Annual Nº 3 (Beyond the Reach of Time)

Guión: Louise Simonson

Portada: Bryan Hitch

Dibujos: Brian Hitch

Entintado: James Sanders III, Joe Rubinstein, Bryan Hitch, Ray McCarthy, Nick J. Napolitano, Jerry Acemo y Dick Giordano

Color: Glenn Whitmore

De todos los anuales dedicados al super boy scout este es sin duda el más flojo. 

Luego de la muerte de Lois Lane (¡Y dale con matarla una y otra vez!) debido a un mal embarazo, Superman decide exiliarse en el espacio. Su largo viaje lo llevará a encontrarse con una de sus más tenaces enamoradas: Lady Maxima de Almerac.
El "romántico" argumento fue obra de Louise Simonson y los dibujos corrieron por cuenta de un irregular Bryan Hitch, que por suerte obtuvo la colaboración de toda una pléyade de entintadores entre los que se podemos nombrar a Dick Giordano, Joe Rubinstein y James Sanders III.

-Detective Comics Annual Nº 4 (Succesion)

Guión: Louise Simonson

Portada: Tom Grindberg

Dibujos, entintado y color: Tom Grindberg
Un Batman imposibilitado de moverse y portando un exoesqueleto, lleva a cabo su batalla final contra su enemigo más acérrimo: el inmortal Ra´s Al Ghul. El guión fue obra de Louise Simonson y los dibujos estuvieron a cargo de Tom Grindberg, que se encargó del arte integral de este número, siendo un claro homenaje al maestro Neal Adams.

-New Titans Annual Nº 7 (2001: A Titans Odyssey)

Guión: Marv Wolfman

Portada: Tom Grindberg

Dibujos: Tom Grindberg

Entintado: Al Vey, Will Blyberg y Ian Akin

Color: Adrienne Roy

Un grupo de rebeldes, bajo la égida de Los Nuevos Titanes y comandados por un adulto Nighwing, luchan a muerte contra el hijo de Troia que se ha transformado en el poderoso Lord Chaos… el dios loco.

Extrañamente, esta es la única historia que se encadena con la serie regular del mismo título, cuando estos héroes deben viajar al pasado para evitar que este hecho futuro pueda verse transformado en una terrible realidad. Una propuesta bastante interesante nacida de la genialidad del gran Marv Wolfman

-Justice League Europe Annual Nº 2 (Too Much Time)

Guión: Keith Giffen y Gerard Jones

Portada: Kevin Maguire

Dibujos: Steve Carr, Russel Braun, Marshall Rogers, Linda medley, Keith Giffen, John Beatty, Randy Elliott, Curt Swan y Ty Templeton

Entintador: Randy Elliott y Michael Golden

Color: Gene D´Angelo

Keith Giffen y Gerard Jones nos narran los muy bizarros y bastante divertidos futuros de las contrapartidas europeas de La Liga de la Justicia americana, que a su vez nos sirve de enlace con la segunda y última parte de esta maxi saga.

En la segunda parte de los especiales de Armageddon 2001, que poseía el muy original título de Conclusion, por fin es develado quien es realmente El Monarca… una conclusión que resultó muy insatisfactoria y bastante tomada de los pelos para la mayor parte de los lectores que se gastaron sus buenos morlacos (entre los que me incluyo) para poder tener toda la colección completa. 
Como si todo eso no fuera suficiente, salieron al ruedo cuatro números especiales con el nombre de Armageddon: The Alien Agenda (11-12/1991 y 1-2/1992) en donde un pirata llamado Jonathan Peterson se encargó de rizar el rizo a una historia que llevaba muerta antes de haber culminado. 

En ella, el Capitán Atom se enfrentara al malvado Monarca a lo largo de diferentes etapas temporales (la era prehistórica, el imperio romano, el lejano oeste y la Segunda Guerra Mundial) con el fin de detener sus oscuros planes. A excepción de las portadas a cargo del veterano Dick Giordano, el resto (incluidas las ilustraciones) son totalmente olvidables y realmente no se entiende que quisieron hacer con eso.

A pesar de ello, la DC Comics no se desanimó en su intento por seguir explotando esta franquicia y, en abril de 1992, sacó a la venta una nueva saga compuesta por 4 números llamada Armagueddon Inferno, que contó con los guiones de John Ostrander y una pleyade de dibujantes y entintadores entre los que podemos nombrar a Luke Mcdonnell, Tom Mandrake, Art Adams, Michael Netzer, Walt Simonson, Terry Austin y Dick Giordano,

En la misma, Waverider debe detener al malvado demonio conocido como Abraxis, el cual ha descubierto la manera de poder viajar en el tiempo. Para lograr triunfar, el viajero temporal reclutará a héroes de diferentes épocas históricas como El Espectro, Ultraboy, el sargento Rock y la Easy Company, Guy Gardner, Hawkman, Superman, Starfire, Wonder Woman, Orion, Martian Manhunter, Batman y la Justice Society, entre muchos otros.

Habiendo pasado más de 20 años desde su publicación y más de 10 desde el temido 2001, los lectores de comics aun nos preguntamos: ¿Era realmente necesaria esta saga? 

Ese cuestionamiento poco parece importarles a los capitostes de la poderosa Editorial DC, a los que únicamente les interesa juntar más y más dólares con sus creaciones, aunque estas corran el serio peligro de caer en un abismo muy, muy, pero muyyyy profundo.

Bien lo dice la frase:
¡Negocios son negocios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada