Buscar este blog

miércoles, 24 de diciembre de 2014

LA VERA HISTORIA DE “PAPANUEL”

Hace tiempo, cuando era apenas un pequeño niño lleno de ilusiones por su futuro, existía en mi familia una tradición navideña que afortunadamente se sigue conservando en la actualidad. 

Cuando armábamos el árbol de navidad, el 8 de diciembre, poníamos en la parte más alta del mismo un muñequito de trapo color rojo (bastante rotoso) que representaba a Santa Claus.  En un acto que implicaba la más pura de las magias, el mismo iba bajando de a una rama por día en un zigzagueante recorrido que lo llevaba hacia la base del árbol, un esperado evento que se producía exactamente el día de Navidad. 

Ese poco menos que milagroso suceso  hacía que cada mañana me levantara lo más temprano posible, con el fin de poder ser testigo de todo eso (cosa que nunca sucedía) mientras esperaba ansioso el momento en que llegara hasta abajo del todo. 

Eso si, toda recompensa iba de la mano de un acto responsabilidad por mi parte: si me portaba mal o era desobediente el muñequito de “Papanuel” volvía a subir una rama, un terrible contratiempo que transformaba mi vida en un auténtico suplicio. 

Y era así como ese casi “infinito” lapso de mi vida iba transcurriendo, entre subidas (que por suerte no eran muchas) y bajadas, hasta el esperado momento en que el querible desecho vestido de trapos rojos llegaba por fin a la base del árbol. 

En ese mismo instante tomaba cabal conciencia que, por fin, había llegado el tan esperado 24 de Diciembre. En ese luminoso día mis esperanzas se transformaban en realidades envueltas en papeles de colores y estrambóticos moños, coronados con una tarjetita en donde podía leerse mi nombre.

Esa costumbre se transformó, lamentablemente, en un hermoso y querido recuerdo de mi niñez que poco a poco parece ir diluyéndose con el paso de los años. Los chicos de ahora ya casi no creen en nada, a menos que venga de su celular, e-mail, washap o twit, y todas esas pequeñas cosas que antes nos ponían tan contentos ahora son anécdotas graciosas para ellos… llegando incluso a pensar que cuando chicos éramos bastante tarados.

Llevado por la nostalgia de mi amada niñez, es que decidí dedicar algo de mi tiempo (y el de ustedes que supuestamente lo van a leer) a escribir sobre la leyenda que se ha transformado en todo un icono de la cultura popular. 

Santa Claus, Papa Noel, San Nicolas, Badadinni, Pai Natal, Ded Moroz, Nikolaus, Julenissen, Noel Baba, el Viejo Pascuero o como quieran llamarlo... he aquí su verdadera historia.
-Santa Claus y Pedro el negro-
Santa Claus es un hombre gordo, de largas barbas blancas, rostro bonachón y risa estruendosa, todo vestido de rojo y calzado con grandes botas negras, que vive en su casa en el Polo Norte junto a la señora Claus, unos duendes a los que hacia trabajar en la fabricación de juguetes (llamados Benmdegums) y sus no menos famosos renos (entre los que se destacaba Rodolfo, ese de la nariz roja y brillante -¡hic!-). 

Este extraño personaje tenía el poder de transformarse en humo, habilidad que le permitía entrar por las chimeneas y así poder dejar regalos a los niños que se habían portado bien (a los que vigilaba a través de un telescopio mágico). A los chicos malos y desobedientes su ayudante, conocido como Pedro el negro, les dejaba únicamente un trozo de carbón (esta última leyenda actualmente es bastante poco conocida).

Todos nosotros ya conocemos más o menos como era la cosa, pero... ¿Qué hay de cierto en este mito tan conocido por la mayor parte de la gente de casi todo el mundo?
-San Nicolas de Bari-

Toda leyenda tiene en su génesis una pizca de realidad y es el tiempo el que se encarga de deformarla y adornarla para las futuras generaciones. Por supuesto, la leyenda de Santa Claus no es la excepción, pues la misma se inspiró en la vida de San Nicolas de Bari, un obispo que vivió en Anatolia (actualmente Turquía) durante el siglo IV.

Este sacerdote cristiano se destacó por su inmensa generosidad para con los pobres y por los supuestos milagros que realizaba, hechos que lo transformaron en uno de los santos más venerados de la edad media. 

Hijo de una familia acaudalada, sufrió desde temprana edad la muerte de sus progenitores a causa de la peste que asolaba la región. Desprendiéndose de todos sus bienes materiales, que repartió entre la gente pobre, dedicó su vida a servir a Dios y viajó a Tierra Santa, para más tarde ir a vivir a la ciudad de Myra, de la cual terminaría siendo consagrado obispo.

Según se cuenta, ese nombramiento lo obtuvo de una forma un tanto curiosa. A la muerte del antiguo obispo, se reunió un grupo de importantes sacerdotes con el fin de decidir quien sería elegido su sucesor. Al no ponerse de acuerdo decidieron, de común acuerdo, que el primer clérigo que apareciera en la iglesia sería el elegido... 

¿Adivinen quien entró?... ¡¡Siii, nuestro amigo Nico!! (¡Decime cual cual cual es tu nombre!)

Se le han atribuido numerosos milagros y bondades a San Nicolas, tanto en vida como después de su muerte. Es bien sabido que ayudaba a los niños, regalaba presentes entre los pobres y oro a las muchachas casaderas que no tenían la dote necesaria. También era venerado entre los marineros, que con rapidez lo aceptaron como su patrono protector. Incluso se cree que esta gente fue quien se encargó de llevar las creencias en torno de este santo a los países en donde desembarcaban.
-San Nicolas de Bari salva a tres inocentes (Illiá Repin-1889)-

Otras historias con respecto a San Nicolás nos cuentan que en realidad nunca murió, sino que Dios lo había llamado a su lado para que lo ayudara en las fiestas navideñas y que su cuerpo había permanecido incorruptible, exudando un aceite milagroso que curaba todas las enfermedades. 

Aunque originalmente lo fue de la ciudad de Myra (Anatolia), actualmente se lo conoce con el nombre de San Nicolas de Bari. Ese cambio de localidad se debió a que, cuando los musulmanes invadieron Turquía, las reliquias del Santo fueron trasladadas a Bari, una ciudad portuaria situada en el sur de Italia. Con el transcurso del tiempo se transformaría en el santo patrono de Grecia, Turquía y Rusia.

Hasta acá todo muy lindo, pero ustedes se estarán preguntando ¿Qué relación hay entre este religioso y la leyenda navideña de Santa Claus? Para explicarla deberemos remontarnos a los inicios del cristianismo y un poco más allá.

En la Roma precristiana se realizaban fastuosos festejos en honor a los dioses, varios de ellos durante el mes de Diciembre. Había uno, conocido como Hagia Fota, en donde se veneraba al sol en los días que seguían al solsticio de invierno en el hemisferio norte (21 de diciembre) y que a su vez provenía de una antiquísima celebración de origen celta. 
-Saturnales-

Con el advenimiento del cristianismo surgieron numerosas cuestiones sobre la verdadera fecha de nacimiento de Cristo, pero el Papa Julio I puso punto final a esta debacle al unir ese día tan cuestionado con el de la fiesta pagana mencionada mas arriba en una fecha fija. 

Fue así como el día 25 de diciembre se transformó en la fiesta de la Navidad (del griego Nativitas: nacimiento).

La moda de hacer regalos en esa fecha también data de muy antiguo, pues en la península itálica era muy común dar presentes a los niños durante las fiestas Saturnales (en honor al dios Kronos o Saturno). El paso del tiempo, aunado a los conocidos milagros que se le atribuían a San Nicolas, hizo que todo se fundiera en una única leyenda, la cual pervivió más o menos sin cambios hasta nuestros tiempos.

Se supone que la transformación de San Nicolas en el Santa Claus definitivo recién se produjo en 1624, cuando los colonos holandeses arribaron a las costas de Norteamérica. Al fundar la ciudad de Nueva Ámsterdam -nombre con el que se conocía anteriormente a la ciudad de Nueva York- trajeron consigo todas sus tradiciones y creencias, entre las que se contaba la festividad de su santo protector Sinterklaas, que se realizaba entre el 5 y 6 de diciembre. 
-Santa Claus por Thomas Nast-

Ciento ochenta y cinco años más tarde, Washington Irving (1783-1859) escribió una sátira titulada “Historia de Nueva York”, en donde deformaría el nombre del santo holandés por el de Santa Claus. Basándose en el personaje creado por Irving, el poeta Clement C. Moore (1779-1863) escribió el poema “A Visit from St. Nicholas” en 1823, en donde le daría forma más concreta al mito.

En 1863 Santa Claus adquiere la fisonomía que lo caracterizaría en el futuro por venir. Ello se debió a los lápices del dibujante y caricaturista sueco Thomas Nast (1840-1902), el cual lo plasmaría para el magazíne “Harper´s Weekly”

A mediados del siglo 19 la historia de Santa también fascinaría  a los europeos, los cuales rápidamente lo fusionarían con las creencias propias del país al cual arribaba. Fue así como comenzó a universalizarse la fiesta navideña tal cual la conocemos.

Para terminar con esta historia sobre la metamorfosis al Papá Noel moderno, vale la pena contar que en 1931 la empresa Coca-Cola encargó al artista Haddon Sundblom (1899-1976) la redefinición del personaje, con el fin  de incluirlo en sus campañas publicitarias. Ese, por supuesto es el personaje que todos conocemos en la actualidad.

Noche de paz... 

Noche de amor... 

Noche de borrachera e indigestiones...

Noche de “Otro año el abuelo con nosotros”...

Noche de “Se nos descompuso el abuelo”... 

Noche de cohetes y manos chamuscadas... 
-¡Santa Claus cocacolero!-

Noche de alegrías o de llantos... 

Noche de reflexión o de recuerdos... 

Noche pagana o cristiana. 

Noche comercial o familiar. 

Poco importa todo eso, pues el festejo de la navidad ya forma parte indisoluble de la existencia humana, sobrepasando cualquier ideología o creencia que cada uno de nosotros pueda albergar dentro de si.

... y, extrañamente, me alegro mucho que la cosa sea de esa manera.

Pues todavía disfruto observando algunos inocentes y sorprendidos niños embarcados en la búsqueda de enorme paquetes envueltos en papeles de colores y moños estrambóticos, coronados con un rectángulo de papel en donde puede leerse su nombre

... y aún me parece escuchar una estruendosa risa, rebotando en cada rincón de la casa, llenando de auténtica felicidad los infantiles corazones de aquellos que todavía queremos creer que la Navidad, y por ende "Papa Nuel", sigue existiendo.


¡¡Feliz Navidad y un mejor Año Nuevo para ustedes, mis queridos amigos blogeros!! 

¡¡¡NOS VEMOS EN EL 2015!!!
... SI LOGRAMOS SOBREVIVIR AL LECHON Y A LA INGESTA DE ALCOHOL

sábado, 13 de diciembre de 2014

LA INIQUIDAD DE LAS SOMBRAS (8) por Daniel Barragán

INTERLUDIO (2)

Diario personal del doctor Serkis Dakaris, oficial de comunicaciones, lingüística, antropología y paleoetnia de la esfera espacio temporal STE-228 Juan Salvo. 

Hora relativa 171-10 (RA)


He descifrado con gran trabajo, pues el texto se encuentra escrito en una variante del latín que solo ha sido utilizado por algunos círculos esotéricos actualmente desaparecidos, varias partes del libro que he mencionado en la anterior entrada a este diario.

No puedo dejar de estremecerme por el conocimiento que el mismo me ha otorgado.

En mis épocas de estudiante había dedicado parte de mi tiempo libre a la investigación de las leyendas, mitos y supersticiones que han sabido formar parte de la evolución cultural humana desde tiempos inmemoriales.

Dioses y demonios. Fantasmas y espectros. Vampiros y licántropos. El cuco y el hombre de la bolsa. Gran cantidad de inconcebibles criaturas han sobrevivido desde siempre en ese vasto mundo imaginario que se esconde en nuestra mente.

Lamentablemente, el tecnificado siglo 21 ha perdido buena parte de esa magia y las historias fantásticas del pasado apenas si son escuchadas por los niños pequeños, como un simple pasatiempo para que sus atribulados padres puedan hacerlos dormir.

Hoy, debido al gran avance en las comunicaciones, el planeta es más pequeño que antes. Gracias a los múltiples usos del sistema multimediático de comunicación conocido como Overnet, no hay rincón de la Tierra que permanezca desconocido al infatigable racionalismo humano.

Los viajes espaciales sublumínicos, que nos han acercado a los planetas y satélites del sistema solar, se encargaron de terminar de destruir la endeble esperanza de algunas personas por encontrar algo que fuera totalmente ajeno a la ciencia del hombre.

Pero, aunque no crean ahora en ellos, todavía existen reinos que no han sido alcanzados por el saber humano. Fantásticos y vastos mundos desconocidos se esconden más allá de la conciencia. En esos lugares, de leyes físicas diferentes, habitan cosas que jamás podríamos llegar a entender con nuestra mortal comprensión.

Ellos, los auténticos y oscuros señores, tan solo aguardan su momento en el vasto devenir de las eras.

Quien pueda llegar a acceder a este diario pensará que todo lo que ha sido escrito en él pertenece a los desvaríos de un loco que ha sido afectado por algún tipo de desorden psicológico. Pero, aunque me hubiera gustado que así fuera, no es mi caso. Claro que no.

Recorriendo las páginas de Los Manuscritos Impheros, que de manera tan imprudente me propuse descifrar, he tomado cabal consciencia que esos universos desconocidos no se encuentran tan lejos como pensaba, sino que se esconden a muy poca distancia del nuestro. Mundos de terrible malevolencia, ciudades de ciclópeas columnas y espantosos tronos de piedra desconocida se encuentran separados de nuestro pobre entendimiento por un velo muy delgado. 

Ojos profundos y devoradores observan, sin pestañear siquiera, nuestras realidades, como si se trataran de simples piezas de caza.

En mis tiempos de estudiante, gracias a ciertos contactos que tuve con algunas sectas esotéricas secretas, tuve la oportunidad de acceder a algunas bibliotecas privadas en las que eran guardados libros olvidados de nuestra actual sabiduría. Los mismos me introdujeron en esos mundos de espanto y, muchas veces, me vi sorprendido postrándome ante esas vastas y polimorfas deidades, en busca de alguna respuesta a mis muchos interrogantes. 

Horrorizado por tales desvaríos juveniles, finalmente logré alejarme de todo eso, como si esas cosas entrevistas hubieran sido tan solo una mala pesadilla.

Pero aquí y ahora, frente a este terrible libro, me he dado cuenta que todo ese horror había permanecido escondido en algún oscuro rincón de mi mente... acechándome en expectante silencio, hasta que por fin me percatara de su presencia.

He apagado el scanner a fin de impedir que siga con el trabajo de transcribir, en su memoria virtual, todo ese caudal de conocimientos prohibidos que he puesto a su alcance. Tengo que impedir que esas ideas puedan llegar a nuestro siglo, pues no estamos preparados para ello.

Mucho es lo que podría decir sobre lo peligroso que es este libro y no sería totalmente la verdad. Una simple muestra se halla en sus primeras páginas, que actúan a modo de prólogo, las cuales nos pueden dar una vaga idea sobre los alcances de este horror apenas entrevisto.


“... sucedió que Ellos, Los que Acechan, descendieron a la Tierra, en los tiempos en que el hombre era un sueño de la creación.

Allí plantaron sus reinos y por millares de evos sus oscuras potestades gobernaron los mares primigenios y las imponentes montañas de fuego.


Más, cuando el llamado hombre estuvo preparado para regir su propio destino, aquellos que acechan percibieron que su tiempo había dejado de ser.


Pero no murieron.


Sus magnificencias no fueron corrompidas por el gusano, que es la carroña propia de los mortales.


Sus protervos espíritus yacen en un sueño eterno, para despertar cuando los signos sean propicios, auspiciados por extraños hombres que reniegan de serlo y criaturas corrompidas por enfermedades de la carne.


Pues lo dijo el gran profeta, el vidente y servidor de Mhalyoght, Sh-utor e Ibtha, los que nunca olvidan. Los que nunca mueren.


Y lo dicen los vientos. Y las mareas del tiempo.


Volverá a ser lo que ha sido. Volverá a andar lo que ha andado.


 Y surgirán donde antes surgieran.


Y extenderán sus formas desde el caos mismo y mirarán en su torno, buscando su lugar, su destino ya fijado.


Y se alzarán desde el polvo del olvido. Desde los abismos del tiempo. Desde el alma misma.


Y dejarán por fin su eterno acechar, para volver a ser lo que siempre han sido...”


El silencio reinante es el único testigo de este inquietante descubrimiento. Por fin llegué a comprender que las investigaciones que había llevado a cabo cuando era joven han cobrado su verdadera dimensión. 

Es poco menos que imposible hablar de estos temas con el teniente Rotera, pues seguramente se reiría de todo lo que pudiera llegar a decirle. Él todavía no se encuentra preparado para asumir esta verdad.

Ahora estoy por demás seguro que no nos hallamos en este sitio por accidente, ni siquiera por la supuesta acción terrorista de unos fanáticos del siglo 21. Todo lo que está aconteciendo es mucho más vasto y antiguo que un grupo de simples mortales.

Pero aún es poco lo que sé. Muy a mi pesar, tengo que continuar con todo esto. Debo descubrir la verdad. Aunque a todos les parezca una auténtica locura, debo prevenir a la humanidad de que el fin de los tiempos esta llegando.


Serkis Dakaris

Linguista de la expedición cronal 9

CONTINUA...

viernes, 28 de noviembre de 2014

LA INIQUIDAD DE LAS SOMBRAS (7) por Daniel Barragán

CAPITULO VI
INQUIETANTES PRESENCIAS

Luego de un lapso de tiempo que me pareció insoportablemente largo, el descenso por la solitaria calle llegó a su fin cuando llegamos a la primera dificultad de nuestra expedición punitiva. Me sentí ganado por la desazón, cuando pude comprobar que habíamos llegado a una encrucijada de la cual partían una serie de calles estrechas e invadidas por una penumbra que me resultó muy inquietante.

Acá y allá, iluminando el fungoso empedrado con las que habían sido construidas dichas calles, antiquísimos faroles de gas ardían tenuemente con una insidiosa llama espectral. La niebla reinante, que había ido creciendo a medida que habíamos avanzado, no nos permitía ver más allá de unos pocos metros. Pero más hubiera valido que la misma hubiera sido mucho más densa y nos hubiera impedido ser testigos del terrible espectáculo que se encontraba ante nosotros. Porque, lejos de estar solitaria, en esa encrucijada había vida.

Una vida terrible.

Extraños animales, que remotamente parecían haber sido gatos, paseaban sus deformados cuerpos en la semioscuridad, lanzando plañideros maullidos a la luz de la luna mortecina. Cuando pude observarlos con mayor detenimiento, me di cuenta que se hallaban infectados por algún tipo de espantosa enfermedad que había corrompido sus carnes. Sus ojos ciegos y carentes de la vitalidad otorgada por la vida, se centraron ominosamente sobre nosotros, como si esas monstruosidades se sintieran molestas por nuestra irrupción en su reino de sombras.

Todo el grupo se quedó paralizado ante el anormal espectáculo, como si de buenas a primera nos hubiéramos sumergido en una espantosa pesadilla. Mi razonamiento, y creo que el de todos los demás, se debatió duramente entre el deber por continuar con la misión y el profundo terror que poco a poco iba ganando nuestras almas.

-¡Esto es asqueroso!- Musitó Andersen, apartándose ostensiblemente de uno de los felinos que se había acercado a observarnos con los ojos velados por una profunda e incomprensible oscuridad- ¿Qué es lo que tienen estas cosas?

-Estas cosas son gatos, doctor- Contesté mecánicamente, sin dejar de observar fascinado la espantosa fauna del lugar. A mi lado Arthus permanecía envuelto en total silencio, aunque me pareció que estaba temblando- Sin exámenes no puedo determinar con exactitud que tipo de enfermedad es la que tienen... por las dudas no los toquen.

-Ni soñando toco a esas “cosas” que usted, en forma benévola, llama gatos- Me respondió el físico, mientras pegaba una patada al aire. El súbito movimiento del pie hizo alejar al monstruoso engendro a una distancia segura.

Recompuesta de la infernal visión, la capitana Molina miró una vez más el detector que se encontraba en su muñeca.

-Avanzaremos por allí- Señaló una de las calles que se encontraban a su izquierda, la cual doblaba en un cerrado recodo que impedía ver hacia donde conducía.

A pesar de la firmeza presente en su voz, pude notar que en la misma había un tono de premura y un casi intangible halo de terror. El viento se alzó nuevamente, como si intentara impulsarnos a seguir con nuestro avance, trayendo consigo el apagado murmullo de unas voces lejanas. Unas voces que parecían estar entonando algún cántico olvidado por la humanidad mucho tiempo atrás. Mi mano, inconsciente, se dirigió a la cartuchera en donde guardaba mi arma.

-¿También podés escucharlas?- Preguntó Arthus tras de mí, haciéndome sobresaltar. Su rostro me pareció el de un desconocido, muy alejado del frío ingeniero electrónico que creía haber conocido hasta hacía apenas unos pocos instantes- El viento nos está hablando con murmullos del pasado. Ellos están esperando en algún lugar de esta corrupta ciudad... y dudo que se traten de Tempoterroristas.

-¿Ellos? ¿De qué carajo estás hablando?

-Me estoy refiriendo a Los que Acechan... Los que Acechan- Fue la críptica respuesta. Envalentonado por mi silencio inquisitivo, continuó- Nuestro siglo 21 está caracterizado por la omnipresente tecnología. Con las computadoras, Overnet, la bioingeniería genética, los viajes sublumínicos a los planetas del sistema, los satélites climatológicos, las exploraciones a nuestro pasado y muchas maravillas más, no tenemos tiempo para que la imaginación pueda jugar con la realidad cotidiana.

“Pero, a pesar de todo ese progreso, no hemos avanzado ni un paso en la confrontación de nuestros temores más primitivos. En esos terrenos todavía somos como el hombre de las cavernas que se reunía con sus congéneres alrededor del fuego para tratar de olvidar, aunque fuera por un momento, los terrores nocturnos que lo rodeaban. Así fue como fueron gestados los dioses, los demonios y toda la parafernalia de criaturas imaginarias que pueblan nuestros recuerdos atávicos y nuestras pesadillas.

“Las hogueras fueron cambiadas por las pantallas plásmicas, pero los mismos monstruos aún se agazapan en las sombras que se encuentran más allá de la luz. No me preguntés como es que lo sé... no podría darte la respuesta. Pero te puedo asegurar que Ellos aún nos acechan en los rincones oscuros, esperando un error de nuestra parte para abalanzarse sobre nosotros- Sus ojos se nublaron y su voz adquirió un tono extraño, dándome la loca idea que no fuera precisamente él quien estaba hablando- Podremos escuchar su música imposible, cuando Ellos sean nuevamente los señores de todas las realidades.

-¿Te das cuenta lo que me estás diciendo? No tiene el más mínimo sentido...

-Por eso siempre estoy discutiendo con Sarkis, rebatiendo sus teorías- Continuó, sin prestar atención a mis palabras- Todo lo que él cree probablemente sea la única verdad- Sus ojos se encendieron con una cólera mal disimulada- ¡Deberían destruir todos los libros, incluso las colecciones privadas! ¡Tendrían que pulverizar cada hoja de esos malditos recuerdos de un pasado que debería permanecer muerto y olvidado!

-Creo que sería mejor continuar avanzando. La capitana y Andersen se están alejando mucho... – Atiné a decir en voz baja, ya que no deseaba que los otros pudieran escuchar semejante conversación- la misión...

Arthus me miró y sonrió con una mueca aterradora. Sin decir más, comenzó a andar con inusitada rapidez hacia donde ya se encontraban nuestros compañeros de expedición, dejándome a solas con mis confusos pensamientos. 

Mientras comenzaba a caminar traté, inútilmente, de analizar todo lo que mi amigo había dicho. Lo había notado sumamente nervioso desde nuestro arribo a la biblioteca y temí, por unos instantes, que estuviera perdiendo la cordura, víctima quizá de la abrupta reentrada al tiempo normal.

-“Demencia Temporal Degenerativa - Esas palabras vinieron a mi mente como un afilado estilete- ¡Locura temporal!”

En varias oportunidades había escuchado algunas historias, nunca comprobadas del todo, sobre algunas personas que no habían podido resistir el estrés provocado por los viajes temporales. Un desbalance neuroquímico de las células nerviosas, provocado por las disrupciones ocasionadas en el espacio tiempo al ingresar al continnun, que producía una rápida degeneración de las mismas. Por lo que también sabía, dichos individuos habían terminado sus días en institutos neuropsiquiátricos pertenecientes al Gobierno Central, totalmente aislados del común de la gente. 

Temblé, al pensar que solo una persona que estuviera mal de la cabeza podría hablar de la forma en que lo había hecho Arthus. Nadie en su sano juicio diría esas cosas de forma tal que parecieran reales y coherentes.

Algo rozó mis piernas.

Lancé un grito estrangulado, al comprobar que entre las mismas se estaba restregando, lujuriosamente, un enorme gato leproso. Sus ojos parecían pozos oscuros. Un profundo abismo que amenazaba con devorarme. Su boca, deforme por la enfermedad que lo estaba carcomiendo, se abrió y reveló una interminable fila de dientes amarillentos. Una baba, insanamente verdosa, cayó por sus comisuras hacia mis botas.

A pesar de, en mi carácter de biólogo, estar acostumbrado a ver muchos animales afectados por diferentes males, sentí que una inmensa repugnancia iba ganando todo mi ser. Dándole una furiosa patada a la corrupta bestia, que bufó de forma siniestra, corrí agitadamente al encuentro de mis compañeros.

-“¡Tenés que calmarte!- Dijo una voz asustada en mi interior- No tenés que dejarte llevar por el pánico. Es solo una misión de rutina... solo eso”

Pensé en Sarkis e imaginé al lingüista tratando de desentrañar los misterios que se escondían en la biblioteca. Temí que hallara las respuestas a sus interrogantes y deseé, tal como había dicho Arthus, que todos los libros del mundo hubieran sido destruidos en su totalidad.

También volví a pensar en los motivos de nuestra búsqueda por las oscuras calles de esa ciudad silenciosa y en lo que nos podría estar esperando más adelante, si llegábamos a encontrarnos con la fuente de todos nuestros problemas.

-“¿Volveremos?”- Preguntó mi voz interior.

Tranquilicé mis temores con palabras de aliento y éxito, que estaban muy lejos de lo que realmente sentía.

Pues esa voz interior aun sonaba espantosamente aterrada.

CONTINUA...

domingo, 16 de noviembre de 2014

CUANDO LOS COMICS CHOCAN (3)

C) REVUELTO DE SUPERHÉROES

La miniserie DC vs. Marvel/Marvel vs. DC actuó como una suerte de agente catalítico para que saliera al ruedo, afortunadamente, una buena idea que permitiera prosperar el matrimonio gestado entre las otrora editoriales rivales.
Mientras acontecían las titánicas (¿¡!?) batallas detalladas en la entrega anterior, los personajes conocidos como El Espectro (DC), El Tribunal Viviente (Marvel) y Access utilizan sus enormes poderes para lograr fusionar ambos universos en pugna y así evitar la destrucción total de uno de ellos.

Del seno de esta fusión haría su aparición una nueva realidad comiquera que sería conocida con el nombre de Amalgam, una suerte de mix entre ambas editoriales en la que conviven superhéroes como Dark Claw (Batman/Lobezno), X-Patrol (La Patrulla Condenada/X-Patrol/Teen Titans), Amazon (Wonder Woman/Tormenta), Spider-boy (Spider-man/Superboy), Supersoldier (Superman/Capitán América), la Justice League Avengers (Liga de la Justicia/Los Vengadores) y el Doctor Strangefate (Doctor Strange/Doctor Fate/Profesor X) y villanos como Thanoseid (Thanos/Darkseid), Big Question (El Acertijo/Kingpin), Green Skull (Luthor/Cráneo Rojo), Galactiac (Galactus/Brainiac) y Hyena (Dientes de Sable/Joker), tan solo por nombrar algunos de los más importantes.
Ambas editoriales no solamente se contentaron con mezclar diferentes héroes, cual si fuera un revuelto sin ton ni son, sino que incluso recrearon toda una historia alrededor de ellos a fin de otorgarle cierta coherencia narrativa y dar la idea de que este universo existía desde hacía mucho tiempo.
Como consecuencia directa de todo eso, en abril de 1996 fueron publicadas una serie de primeros números de una apócrifa Editorial Amalgam. Algunos de estos números especiales fueron sumamente interesantes y otros no tanto, pero valen la pena de ser tenidos en cuenta por cualqueir coleccionista en potencia.

- X-PATROL # 1: DOOMED! (Publicado por Marvel Comics)

Editor: Jaye Gardner y Bob Harras

Portada: Roger Cruz y Terry Austin

Guión: Karl y Barbara Kesel

Dibujos: Roger Cruz

Entintado: John Holdredge

Color: Tom Vincent

Letras: Richard Starkings y Comiccraft

Personajes Amalgam: Beastling (Changeling/Beast), Dial H.U.S.K (Dial H For Hero/Husk), Elasti Girl (Elsti-Girl/Wasp/Domino), Ferro Man (Ferro/Coloso), Niles Cable (Chief/Cable), Shatterstarfire (Starfire/Shatterstar) y Doctor Doomsday (Doomsday/Doctor Doom).

En este comics se mezclan los personajes de New Teen Titans y Doom Patrol, pertenecientes a DC, con los mutantes y algunos de Los Vengadores de la editorial Marvel.

Liderados por Niles Cable este grupo de héroes, entre los que se encuentran Ferroman, Shatterstarfire, Elasti-girl y Beastling, luchan contra la amenaza del Doctor Doomsday.

Una buena historia que es manejada con acierto en el mejor estilo de Los Jóvenes Titanes de George Pérez y Marv Wolfman.


- MAGNETO AND THE MAGNETIC MEN # 1: OPPOSITES ATTRACT (Publicado por Marvel Comics)
Editor Ejecutivo: Bob Harras

Editor: Mark Powers

Portada: Jeff Matsuda y Art Thibert

Guión: Gerard Jones y Mark Waid

Dibujos: Jeff Matsuda

Entintado: Art Thibert, Jaime Mendoza y Larry Stucker

Color: Kevin Tinsley

Letras: Richard Starkings

Personajes Amalgam: Magneto (Magneto/Will Magnus), Kokoro (Katana/Psylocke), Iron (Iron/Unus), Cobalt (Gold/Mastermind), Antimony (Platinum/Scarlet Witch), Bismuth (Tin/Sapo), Nickel (Quicksilver/Mercury), Sinistron (Brainiac/Mr. Siniestro/Nimrod/Sinestro/Ultron) y Mr. X (Profesor X/Martian Manhunter).


El mutante Magneto se transformará en el líder de un grupo de robots, apodados los Magnetic Men, y entablará una dura lucha contra su malvado hermano Will Magnus y los Centinelas cazamutantes. Otra historia que resultó ser bastante entretenida de leer.





- JLX # 1: A LEAGUE OF THEIR OWN! ((Publicado por DC Comics)
Editor: Brian Agustyn y Ruben Díaz

Portada: Howard Porter

Guión: Gerard Jones y Mark Waid

Dibujos: Howard Porter

Entintado: John Dell

Color: Gloria Vásquez y Heroic Age

Letras: Chris Eliopoulos

Personajes Amalgam: Mister X/J´onn J´onzz (Profesor X/Martian Manhunter), Apollo (The Ray/Cíclope), Firebird (Fenix/Fire), Nightcreeper (Nightcrawler/Creeper), Wraith (Obsidian/Gambito), Runaway (Rogue/Gypsy), Mercury (Quicksilver/Impulse), Mariner (Aquaman/Namor), Will Magnus (Will Magnus/Bolivar Trask), Jocasta (Jocasta/Tomorrow Woman), Centinelas (Manhunters/Centinelas), Supersoldier (Superman/Capitán América), Captain Marvel Billy Batson/Mar-Vell), Dark Claw (Wolverine/Batman), Goliath (Green Arrow/Giant Man), Hawkeye (Connor Hawke/Hawkeye), Canary (Canario Negro/Mockingbird) y Angelhawk (Angel/Hombre Halcón).


Este es un comic realizado al mejor estilo del universo de los X-Men.

Sus autores nos narran las aventuras de este grupo de marginados, conformados por Apolo, Nightcreeper, Runaway, Wraith, Mercurio, Firebird y Mariner, los cuales están liderados por el misterioso J´onn J´onzz (el último marciano de la raza Skrull).

Temidos por la raza humana, estos incomprendidos mutantes deberán luchar contra Will Magnus y sus antiguos compañeros de la Justice League Avengers.

- SPIDER-BOY # 1: BIG TROUBLE! (Publicado por Marvel Comics)
Editor Ejecutivo: Bob Harras

Editor: Tom Brevoort y Glenn Greenberg
Portada: Mike Wieringo y Karl Kesel
Guión: Karl Kesel
Dibujos: Mike Wieringo
Entintado: Gary Martin y Karl Kesel
Color: Joe Rosas
Letras: Bill Oakley
Personajes Amalgam: Spiderboy (Spider-Man/Superboy), Guardian Angel (Guardian-Jim Harper/Angel-Tom Halloway), Betty Brant, Challenger of the Fantastic (Challenger of Unknown/Los Cuatro Fantásticos), Computo, Insect Queen (Mary Jane Watson/Insect Queen-Lana Lang), J. J Jameson, Jack Ryder, Dr. Dabney Donovan, Dr. Otto Octavius, Dr. Ray Palmer, Dr. Hank Pym, Tom Harper, Rex Leech, Brooklyn Barnes, Flash Thompson, Roxy Leech, Inspector Sam Makoa, Tana Moon, Bizarnage (Bizarro/Carnage), King Lizard (El Lagarto/King Shark) y Doctor Doomsday (Dr. Doom/Doomsday)
Esta es sin duda uno de los productos más interesantes que fueron creados para el Universo Amalgam, gracias a la pluma de un guionista/dibujante que ama entrañablemente el universo que el gran Jack "The King" Kirby nos legó: Karl Kesel.
El joven Spider-boy, una perfecta amalgama entre Spider-Man y Superboy, es producto de una clonación realizada por el Proyecto Secreto Cadmus. En esta aventura nuestro héroe deberá enfrentarse a peligrosas amenazas, como lo son Bizarnage y King Lizard.
Lo más atrayente de este comic es que, a lo largo de sus páginas, nos encontramos con una multitud de homenajes y pequeños guiños para el comiquero más aguerrido, detalle que lo transforma en un producto ideal para paladares finos.
- SUPER SOLDIER # 1: SECRET OF THE K-BOMBS (Publicado por DC Comics)
Editor ejecutivo: Bob Harras
Editor: Mike McAvennie y K. C. Carlson
Portada: Dave Gibbons
Guión: Mark Waid y Dave Gibbons
Dibujos, entintado y letras: Dave Gibbons
Color: Angus Mckie
Personajes Amalgam: Super Soldier/Clark Kent (Superman/Capitán América), Green Skull (Craneo Rojo/Lex Luthor), Ultra Metallo (Metalo/Ultrahumanita/Ultron), Sharon Carter y Jimmy Olsen.
Durante el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, el joven Clark Kent es sometido a un experimento con células de origen extraterrestre que lo transforman en Supersoldier… el defensor de la libertad.
Cincuenta y cuatro años más tarde, el renacido héroe deberá medir sus fuerzas contra varias amenazas llegadas desde su pasado: el temible Green Skull y El poderoso robot nazi Ultrametallo.
Como es de suponer, esta es una de las buenas historias salidas de este universo, todo ello gracias al buen guión de Mark Waid (Kingdom Come) y los siempre apreciados dibujos del gran Dave Gibbons (Watchmen). Es una lastima que, al ser un número único, la misma tiene gusto a poco.
- LEGENDS OF DARK CLAW # 1: THROUGH A GLASS DARKLY (Publicado por DC Comics)
Editor ejecutivo: Bob Harras
Editor: Dennis O´Neil
Portada: Jim Balent y Ray McCarthy
Guión: Larry Hama
Dibujos: Jim Balent
Entintado: Ray McCarthy
Color: Pat Garrahy
Letras: Bill Oakley
Personajes Amalgam: Dark Claw (Batman/Wolverine), Sparrow (Robin/Jubilo), Huntress (La Cazadora/Miss Marvel) y Hyena (Joker/Dientes de Sable).
Este ejemplar nos cuenta la cruzada heroica de este pastiche entre Wolverine y Batman contra su archienemigo Hyena (una suerte de Joker salvaje del universo Amalgam).
Lamentablemente, las buenas ilustraciones a cargo de Jim Balent no se encuentran acompañadas por un argumento que resulte medianamente atrapante, ya que el mismo no tiene absolutamente nada que aportar… teniendo en cuenta las buenas posibilidades que este personaje tenía para dar.
 
- BRUCE WAYNE: AGENT OF SHIELD # 1: MISSION: DESTROY HYDRA! (Publicado por Marvel Comics)

Editor Ejecutivo: Bob Harras

Editor: James Felder

Portada: Cary Nord y Mark Pennington

Guión: Chuck Dixon

Dibujos: Cary Nord

Entintado: Mark Pennington

Color: Steve Buccellato

Letras: Richard Starkings

Personajes Amalgam: Coronel Bruce Wayne (Bruce Wayne/Nick Fury), Black Bat (Batgirl/Black Cat), Moonwing (Nightwing/Moon Knight), Tony Stark, Green Skull (Craneo Rojo/Lex Luthor), Nuke (Nuke/Bane), Deathlok (Jason Todd/Deathlock), Baron Zero (Baron Von Struker/Mr. Freeze) y Madame Cat (Madam Hydra/Catwoman).

¿Acaso Bruce Wayne no era Batman?...

¡¡No!! ¡El es Wayne… Bruce Wayne, agente secreto de la organización internacional más famosa del universo Amalgam!.

Una muy interesante aventura al mejor estilo James Bond, en la que este personaje tan especial deberá detener la amenaza del grupo criminal conocido como Hydra, que se encuentra al mando de malvada Selina Luthor.

- SPEED DEMON # 1: DEMON´S NIGHT (Publicado por Marvel Comics)

Editor: Bob Harras y Bobbie Chase

Portada: Salvador Larroca y Al Milgrom

Guión: Howard Mackie y James Felder

Dibujos: Salvador Larroca

Entintado: Al Milgrom

Color: Kevin Tinsley y Malibu´s Hues

Letras: Richard Starkings y Comicraft

Personajes Amalgam: Speed Demon/Blaze Allen (El Motorista Fantasma/Flash/Demon), Kid Demon/Wally West, Iris West, Jay Garrick, Merlin, Night Spectre (El Espectro/Nightmare), Arrowcaster (Speedy/Nightcaster), Green Goblin (Dos Caras/Duende Verde), Scarecrow, Siliconman (Sandman/Plastic Man), Blob (Chunk/Blob), Father Hellstrom, Miss Miracle (Mr. Miracle/Crystal), Puck (Puck/Oberon), Corporación Starbrand y Uatu El Guardian.

Para lo que podía dar este personaje, sus creadores se encargaron de realizar una tremenda pifiada.

Demon, Flash y El Motorista Fantasma son amalgamados en esta historia bastante pretenciosa y confusa, en donde nos quieren contar un montón de cosas en tan solo 32 páginas. Una gran cantidad de buenos personajes totalmente desperdiciados.

- BULLETS AND BRACELETS # 1: FINAL THRUST (Publicado por Marvel Comics)

Editor ejecutivo: Bob Harras

Editor: Chris Cooper y Bobbie Chas

Portada: Gary Frank y Cam Smith

Guión: John Ostrander

Dibujos: Gary Frank

Entintado: Cam Smith

Color: John Kalsz

Letras: Richard Starkings y Comicraft

Personajes Amalgam: Diana Prince, Punisher (Punisher/Steve Trevor), Thanoseid (Thanos/Darkseid), Bronze Tiger (Black Panther/Bronze Tiger), Monarca (War Machine/Monarca), Granny Harkness (Granny Goodness/Agatha Harkness), Alto Padre (Odín/Highfather), Kanto, Big Titania (Big Barda/Titania), Stompa, Mad Harriet, Lashina y Bernardeth.

Esta es otra historia con ciertas ínfulas de grandeza y que me hace pensar lo bueno que hubiera sido si este universo hubiera continuado publicando otros números que le permitieran desarrollar todas estas buenas ideas.

Trevor Castle (Punisher) y la Princesa Diana intentan descubrir a quien ha raptado a su hijo, el cual no es otro que el temible y poderoso Thanoseid. Totalmente olvidable tanto en las ilustraciones standart de Gary Frank como en guión de John Ostrander.

- AMAZON # 1: FAMILY HISTORY (Publicado por DC Comics)

Director ejecutivo: Bob Harras

Editores: Jason Hernandez-Rosemblatt y Paul Kupperberg

Portada: John Byrne y Terry Austin

Guión y dibujos: John Byrne

Entintado: Terry Austin

Color: Patricia Mulvhill

Letras: John Constanza

Personajes Amalgam: Amazon/Ororo Munroe (Wonder Woman/Tormenta), Angélica, Hippolyta, Diana Prince/Diana de Temishira, Poseidón, Dioses del Olimpo.

Cuando al prolífico dibujante y guionista canadiense John Byrne lo dejan divertirse con las historias, el mismo se encarga de elaborar una serie de conceptos argumentales que resultan ser la mar de interesantes.

La mutante Ororo Munroe es salvada de la muerte por las Amazonas de la isla Temishira. Con el tiempo, esta mujer se transformará en la poderosa Wonder Woman, la cual deberá enfrentarse a la amenazante presencia de un dios Poseidón enloquecido.

- ASSASINS # 1: POLITICAL SUICIDE (Publicado por DC Comics)
Director ejecutivo: Bob Harras

Editor: Kevin Dooley

Portada: Scott McDaniel y Derek Fisher

Guión: Dan Chichester

Dibujos: Scott McDaniel

Entintado: Derek Fisher

Color: Pat Garrahy

Letras: Ken Lopez

Personajes Amalgam: Dare the Terminator (Deathstroke/Rose Wilson/Daredevil), Catsai (Catwoman/Elektra), Deadeye (Deadshot/Bullseye), Lethal (Kraven/Cheetah), Wired (Cable/Manhunter), Jimmy Urich (Jimmy Olsen/Ben Urich) y Big Question (El Acertijo/Kingpin).

Esta amalgama la va de chicas duras. Dare (versión con día femenino de Daredevil) y Catsai (una fusión entre la asesina ninja Elektra y Catwoman) unen sus fuerzas para poder llevar a cabo el asesinato del corrupto alcalde de New Gotham: Big Question… pero el precio a cobrar por esa misión puede ser la muerte.

A pesar de estar bien ilustrada por Scott McDaniel, esta historia de ninjas con tetas y asesinatos no tuvo la virtud de despertar demasiado mi interés.


- DOCTOR STRANGEFATE # 1: THE DECREES OF FATE (Publicado por DC Comics)

Editor ejecutivo: Bob Harras

Editor: Dan Thorsland

Portada: José Luis García López y Kevin Nowlan

Guión: Ron Marz

Dibujos: José Luis García López

Entintado: Kevin Nowlan

Color: Matt Hollingsworth

Letras: Chris Eliopoulos

Personajes Amalgam: Doctor Strangefate Dr. Fate/Dr. Strange/Profesor X), Jade Nova (Jade/Green Lantern/Nova), Myx (Mr. Mxyzptlk/Wong), White Witch (Zatanna/Scarlet Witch), Skulk (El Increíble Hulk/Salomón Grundy), Abominite(Hellgrammite/Abominación) y Access.

El misterioso personaje, que es el amo de las artes arcanas, descubre el auténtico secreto del Universo Amalgam y lo frágil que es su existencia. Para evitar el desastre, deberá destruir al creador del mismo: el joven e inexperto Access.

Ni que hablar que lo mejor de toda esta publicación son los maravillosos dibujos del maestro José Luis García López… y ese es motivo suficiente como para comprar este comic.



Por lo que pueden observar ustedes mismos, el revuelto de personajes Marvel/DC generó una serie de historias que tenían una buena pinta. Ni que decir que toda esta movida fue todo un éxito comercial, ya que los fans (entre los que me cuento) se sintieron más que fascinados por las posibilidades que podía ofrecer todo ello… a pesar de dejar raleados nuestros ya magros bolsillos.

Por suerte, este no sería el final de la colaboración entre las editoriales DC y Marvel ni del universo Amalgam.