Buscar este blog

lunes, 25 de marzo de 2013

H. P. LOVECRAFT: EL TERROR EN UNA HOJA DE PAPEL

«No está muerto lo que puede yacer eternamente, y con el paso de extraños eones incluso la muerte puede morir.»
NECRONOMICON

El ser humano ha cargado con sus miedos, cual si fueran estigmas imborrables, desde el inicio de su existencia. 
--AZATHOTH--

En tiempos antiguos, épocas marcadas por la ignorancia y las supersticiones, estos miedos eran reales, pues muchos sucesos incomprendidos se veían transformados de inmediato en objeto de grandes desasosiegos. Fue así hombres lobo, vampiros, aparecidos, ogros, duendes, demonios y muchos otros seres imaginarios formaron parte del temor popular, junto a otras cosas tan terribles como el hambre, la guerra, la depravación y la injusticia. 

Con la llegada de la era del racionalismo, en el siglo 18, todos estos monstruos quedaron de lado para transformarse en una suerte de divertidas anécdotas de un pintoresco pasado.

¡Por fin el hombre creía en los hechos científicos, debidamente estudiados y catalogados, y no en las tontas supersticiones! 

Pero el terror, lejos de estar muerto, mutó en nuevas formas. La gente, aunque ya no creyera en espantosos engendros, se hallaba aun ávida de emociones fuertes, fueran estas reales o no. Es así como dio nacimiento el género literario que sería conocido como Novela Gótica, cuyo representante más conspicuo fue el gran Edgard Allan Poe (1809-1849).

-NYARLATHOTEP-

Derivado del romanticismo, la narrativa de la Novela Gótica incursiona en el terror más como una forma estética que como algo real (en donde no se cree en lo que es narrado, pero aun así da miedo). 

Este género sufriría grandes cambios hacia finales del siglo 19, adoptando el nombre de cuento de miedo anglosajón, gracias a autores como Arthur Machen (El Pueblo Blanco y Vimum Sabbati), Ambroce Bierce (Un Habitante de Carcosa y Aceite de Perro), William H. Hodgson (La Casa en el Borde), Lord Dunsany (La Hija del Rey del País de los Elfos), Algernon Blackwood (El Wendigo) y R. W. Chambers (El Rey Amarillo). Estos escritores se encargarían de mostrarnos los inimaginables terrores primigenios que acechan a la humanidad desde los abismos del tiempo mismo, alejándose de la típica historia del castillo medieval y su alma en pena. 

Nutrido por este rico pasado literario, haría su carrera un escritor norteamericano que nos permitiría conocer nuevos territorios dentro del vasto reino de la fantasía y el horror. El increíble universo de Howard Phillips Lovecraft y sus famosos Mitos de Cthulhu

Este autor, nacido en la ciudad de Providence (Rhode Island) el 20 de agosto de 1890, fue hijo de Winfield Scott Lovecraft (un padre ausente y que no le prodigaba mucho cariño) y Sarah Susan Phillips (una mujer neurótica y posesiva). Ya desde pequeño manifestó su preferencia por frecuentar lugares solitarios y alejados que le permitieron desarrollar su desbordante imaginación el poder contemplar aquellas cosas que le eran indiferentes al resto del mundo.

A la muerte del padre (cuando tenia tan solo 8 años) su madre se encargó de malograr su espíritu infantil, transformándolo en un niño temeroso, apocado, racista, pusilánime y poseedor de un complejo de Edipo del tamaño del Monte Everest.  

Sobreprotegido a grados extremos, su infancia transcurrió lejos de otros chicos y rodeada de los libros pertenecientes  a  la biblioteca que poseía su abuelo. Fue así como se transformó en un gran estudioso de temas tan disímiles como filosofía, matemática, religión, antropología, mitología, física y, por supuesto, literatura universal (siendo su libro de cabecera Las 1000 y Una Noches).
-YOGH-SOTHOT-

Habiendo cumplido 13 años escribió, influenciado por autores de terror gótico como Edgard Allan Poe y Bram Stoker, La Bestia de la Cueva (1905), una sencilla historia que actuaría como punto de inicio de lo que sería una de sus mayores aficiones. Al año siguiente llegaría a escribir artículos sobre astronomía en el “Providence Tribune”.

A pesar de su enfermizo aislamiento de la humanidad, entre 1908 y 1913 escribiría algunos relatos de ciencia ficción, ensayos y poesía. Bajo la influencia de sus amigos epistolares, publicaría el cuento Dagon (1917) para la revista Weird Tales en 1923.
-DAGON-
Pero la vida de Lovecraft daría un brusco giro en 1921, debido a la muerte de su dominante madre. A este hecho que  conmocionó muy profundamente su espíritu, se sumó la desaparición de la ya por entonces exigua fortuna familiar, obligandoló a tomarse en serio la profesión de escritor. 
Este hecho catastrófico para su vida de solitario lo llevaría a contactarse con el mundo exterior al que se había visto vedado. Esta gran decisión ayudó a transformarse en un queridísimo personaje dentro del círculo de personas que disfrutaban sus cuentos, gracias al buen humor que desplegaba en las cartas que se escribía con sus admiradores y colegas. (nota: ¡No chicos, en esas épocas no existía el mail!).


-EL MORADOR DE LAS TINIEBLAS-
De esos tiempos datan sus narraciones fantásticas y oníricas, influenciadas por la lectura de la obra de Lord Dunsany y Edward Plunkett; como La Declaración de Randolph Carter (The Statement of Randolph Carter -1919-), Más Allá del Muro del Sueño (Beyond the Wall of Sleep -1919-), La Llave de Plata (The Silver Key -1926-), A Través de la Puerta de la Llave de Plata (Through the Gates of the Silver Key -1933-) y La Búsqueda Onírica de la Desconocida Kadath (The Dream-Quest of Unknown Kadath -1927-); en donde sus personajes vivían aventuras en los reinos del sueño.

Su salida al mundo exterior también le permitiría conocer a Sonia Greene, con la que se casaría en 1924. Pero, debido a la naturaleza tan particular que el joven Lovecraft tenía para con respecto al sexo opuesto (llámese terror), el matrimonio no duraría más allá de los dos años.

Durante 1920-21 comienza a incursionar en un terror más truculento, conocido por los especialistas como los relatos de terror de Nueva Inglaterra. Dentro de esta vertiente podemos citar El Horror de Red Hook (The Horror at Red Hook -1925-), El Sabueso (The Hound -1922-), Las Ratas en las Paredes (The Rats in the Walls -1923-), Lo innombrable (The Unnamable -1923-) y El Modelo de Pickman (Pickman´s Model -1926-); en donde un famoso pintor de temas fantásticos toma como modelos de sus inquietantes obras a verdaderos demonios de las profundidades de la tierra.
-HERBERT WEST: REANIMADOR-

En esos tiempos escribiría la obra más conocida por fuera de los mitos: Herbert West, Reanimador (Herbert West: Reanimator -1922-); la historia de un medico creador de una sustancia que revive a los muertos, o parte de ellos, se hallaba distribuida en una serie de relatos cortos rebosantes de cadáveres y mucha hemoglobina. Incluso, en 1985, tendría una divertida adaptación cinematográfica conocida como Re-Animator, que fue dirigida por Stuart Gordon y protagonizada por Jeffrey Combs y Bruce Abbot, la cual gozó de un gran éxito.

Sus frecuentes pesadillas infantiles, su miedo irracional a toda referencia extranjera, su enfermiza pasión por el pasado y su ateísmo (que probablemente no era tal) lograron que su creatividad sufriera un nuevo paso evolutivo. Fue así como comenzaría a ser gestada su saga literaria más famosa: Los Mitos de Cthulhu y con ella la técnica narrativa que seria conocida como cuento materialista de terror.

La premisa argumental de los mitos parte de la existencia de oscuras potestades ciclópeas y multiformes que gobernaron el universo miles de millones de años atrás, los cuales fueron conocidos como los Dioses Primigenios (entre ellos Cthulhu, Nyarlathotep, Shub-Niggurath, Yog-Sothot y Azathoth). 
Dichas criaturas fueron desterradas de sus reinos, mucho antes de que el hombre fuera, para ser confinados en un poderoso sueño que los llevaría al olvido. Pero, lejos de estar muertas, estas entidades primitivas aun esperan el momento de su retorno, cuando ciertos ritos diabólicos y ecuaciones matemáticas de extraña naturaleza se encarguen de abrir los portales de sus prisiones, que se hallan situadas en varias regiones remotas de nuestro planeta, para reclamar lo que les fuera vedado largo tiempo atrás.

En si Lovecraft no creó nada que ya no fuera conocido. Ni siquiera su técnica literaria, de corte barroco y excesivamente adjetivado, es para envidiar.

Lo novedoso sus cuentos fue la forma en que los narraba, con una coherencia argumental que nos hace creer que dichos acontecimientos han ocurrido realmente. Sus personajes principales, por lo general representaciones de si mismo, son individuos débiles y asustadizos que ven sobrepasados sus más abyectos horrores al verse enfrentados a situaciones totalmente incomprensibles.

Ello pudo ser posible gracias al excelente manejo por parte de Lovecraft de una serie de elementos que contribuyen al desarrollo de los mitos, como el uso de informaciones periodísticas, documentos oficiales, relatos personales, mitos antiguos (verdaderos o inventados), una serie de explicaciones científicas y a una variada cantidad de libros apócrifos, entre los que se destacan su ya celebre Necronomicón, escrito por el árabe loco Abdul Alhazred

Bajo estos conceptos, sus dioses primigenios, sus criaturas semihumanas, sus pueblos y lugares malditos cobran una inusitada verosimilitud al verse rodeados por una omnipresente sensación de horror apenas intuido por los protagonistas, pero sin ninguna duda pavorosa para nuestro pobre entendimiento mortal. 

Los Mitos de Cthulhu abrevaron tanto en los miedos personales de Lovecraft como en su falta de creencias religiosas, transformándose en una suerte de pseudorreligion que se encargaría de llenar los espacios oscuros que se escondían en la torturada alma del maestro de Providence. 

El primer cuento escrito sobre el tema fue El ceremonial (The Festival -1923-) al que le seguirían:-

- El Llamado de Cthulhu (The Call of the Cthulhu -1926-): un investigador descubre una serie de increíbles indicios sobre la existencia de un terrible dios, que se encuentra dormido en las profundidades de Océano Pacifico. Este relato se transformó en la piedra fundacional de lo que más tarde sería conocido como Los Mitos de Cthulhu.
-LA LLAMADA DE CTHULHU-
- El Caso de Charles Dexter Ward (The Case of Charles Dexter Ward -1927-): el protagonista de la novela recibe como herencia familiar una antigua casa, perteneciente a un malvado brujo llamado Joseph Curwen. Dicho inmueble esconde un secreto olvidado y mortal. Esta es una de las obras más interesantes de Lovecraft, pues en ella amalgamó magistralmente lo fantástico y el horror con ciertos eventos de la historia de los EE.UU., como la guerra de la independencia y los sucesos acontecidos en torno a la caza de brujas en Salen.
-EL COLOR QUE CAYÓ DEL CIELO-

- El Color que Cayó del Cielo (The Color Out of Space -1927-): un extraño meteorito cae en una apacible granja y extraños sucesos se desencadenan a causa del mismo.  Un cuento de terror inquietante, debido al clima opresivo que impera a lo largo del mismo y por no poderse dar una explicación científica cabal que aclare el extraño fenómeno que acontece en dicha granja.

- El Horror de Dunwich (The Dunwich Horror -1928-): nacidos de la pavorosa unión entre una mujer humana y una criatura proveniente de más allá de las estrellas, una oscura simiente se esparce amenazadora sobre el ficticio pueblo de Dunwich. Esta es una de mis historias favoritas, que se vio potenciada cuando leí la versión en comic que fuera dibujada por el gran dibujante argentino Alberto Breccia

- El Que Susurraba en la Oscuridad (The Whisperer in Darkness -1930-): las colinas de Vernont esconden la espantosa presencia de unas criaturas extradimensionales, que amenazan a todo lo que conocemos. Este relato es una acabada muestra de la amalgama de ciencia ficción, horror y relato policial característico en la obra de Lovecraft.
-EL HORROR DE DUNWICH por ALBERTO BRECCIA-
- La Sombra sobre Innsmouth (The Shadow Over Innsmouth -1931-): un pueblo pesquero aquejado por una antigua maldición será el marco de una historia de horror en el que el protagonista de la misma se verá envuelto en una aterradora conspiración que pondrá en peligro su existencia y la de toda la humanidad.
-EN LAS MONTAÑAS DE LA LOCURA-

- En las Montañas de la Locura (At the Mountain of Madness -1931-): una expedición científica de la Universidad de Miskatonic arriba a la Antártida y se encuentran con una ciudad prehistórica de origen extraterrestre, abandonada desde tiempos inmemoriales. Pero no todo esta tan muerto como ellos creen. La misma es un auténtico homenaje de Lovecraft a la novela de Edgard Allan Poe, La Narración de Arthur Gordon Pym.

- Los Sueños en la Casa de la Bruja (The Dreams in the Witch House -1932-): los oscuros sueños de Walter Gilman traerá a nuestro mundo a una antigua y malvada hechicera que a sobrevivido al paso de las eras mediante el uso de complicadas fórmulas matemáticas. Esta es otra de mis historias favoritas.

- La Cosa en el Umbral (The Thing on the Doorstep -1933-) Acusado del asesinato de su amigo, Dan Upton narrará los aterradores sucesos que llevaron a que cometiera ese abominable crimen. Esta es quizá una de los relatos más flojos de Lovecraft ya que se repite a si mismo y no ofrece nada nuevo a los mitos.

- En la Noche de los Tiempos (The Shadow out of Time -1934-): luego de un inexplicable ataque de amnesia, el profesor de economía Nathaniel Wingate intentará descubrir que le sucedió realmente. Cuando los recuerdos comienzan a aflorar descubre que ha sido víctima de las experimentaciones de una raza de protervas criaturas extrahumanas. Este relato corto, junto con En las Montañas de la Locura, está considerado como uno de los basamentos esenciales para la construcción del universo tan particular que fue creado por la imaginación de Lovecraft.

- El Morador de las Tinieblas (The Haunter in the Dark -1935-): el escritor Robert Blake encuentra en una vieja iglesia abandonada un extraño objeto que le permite acceder a universos que se encuentran más allá del conocimiento humano. Pero lo que él no sabe es que su osadía traerá consigo consecuencias inimaginables para su cordura. Este cuento corto es una secuela de The Shambler from the Star escrito por Robert Bloch.
-SOMBRAS SOBRE INNSMOUTH-

Con una mezcla de terror, ciencia ficción y fantasía, Los mitos de Cthulhu encendieron la imaginación de sus contemporáneos y muchos escritores; como Frank Belpnap Long, Robert E. Howard, Clark Ashton Smith, Henry Kuttner, Robert Bloch y August Derleth; los cuales se encargaron de aportar nuevas ideas a los mismos, creciendo aun mas en autenticidad y riqueza.

Si bien en sus tiempos fue un autor medianamente conocido, el oscuro universo creado por este hijo de Providence hizo eco en todo tipo de manifestación socio-cultural como la música, la escultura, la pintura (es de destacar la obra del insigne Hans Rudy Giger), el cine, los juegos de rol y de computadora, que aun persiste con la misma fuerza que tuvieron en sus inicios.

Debido a su naturaleza enfermiza, Howard Phillips Lovecraft murió el 15 de marzo de 1937, víctima de un cáncer intestinal y una insuficiencia renal. Sus amigos Donald Wandrei y August Derleth (este último uno de sus mayores imitadores, aunque jamás poseyera la chispa de su maestro) se dedicaron a recopilar todo el material editado y a rescribir la obra que había quedado inconclusa, para publicarlo bajo el sello editorial Arkham House. Todo esto sirvió para que los mitos perduraran en el tiempo, transformándose en parte de la iconografía fantástica y de terror.
-"EN SU MORADA EN R´LYEH,
EL MUERTO CTHULHU ESPERA SOÑANDO"
-

¿Realidad? ¿Fantasía? ¿Qué separa a nuestro universo con lo que esta mas allá de él? ¿Tan solo un simple velo nos mantiene apartados de un horror imposible de imaginar? 

No podemos saberlo a ciencia cierta. 

Pues quizá volverá a ser lo que ha sido. Volverá a andar lo que ha andado. Y despertará lo que yacía eternamente, matando a la mismísima muerte. Y Ellos, los blasfemos Dioses Primigenios, se alzaran nuevamente desde sus ciudades de locas geometrías. Y andarán con sus pies y rugirán de alegría con sus bocas, cuando por fin tiendan sus bestiales zarpas ante lo que se mueva ante ellos. 

Quizá llegue ese tiempo, su tiempo, en que ellos y sus seguidores se sienten en sus increíbles tronos, para reinar los destinos de un nuevo destino...

Hay momentos en que creo que estas profecías ya están comenzando a verse cumplidas.  

SI TE GUSTA EL TERROR Y LA FANTASÍA TE RECOMIENDO VISITAR LOS SIGUIENTES POST:


-EL SECRETO DE LA CRUZ DE THORME
La misteriosa y terrible historia de la Cruz Daga del diablo por fin es revelada luego de pasados varios siglos desde su creación.






-MODERNOS DIOSES PORTEÑOS
A pesar de su modernidad la ciudad de Buenos Aires esconde secretos insondables, bajo la apariencia de oscuras y terribles potestades.





-UNIVERSOS ESCONDIDOS
¿Que se esconde tras el velo de la realidad? ¿Cuales son los universos que se encuentran más allá de patético discernimiento humano? 

2 comentarios:

  1. muy buen informe terraman, muy completito.
    mi primer contacto con lovecraft se produjo fuera de su bibliografía, ya que los yankis meten al necronomicon y "los mitos" hasta en los dibujos animados, y hasta podríamos decir que "criatura lovecrafiana" casi es un género en sí mismo, pero debido a mi amor por Borges, que es un verdadero heredero del escritor de Providence (de igual manera que éste lo es de Poe) me llevó a comprar un librito con sus cuentos y me maravilló "el color que cayó del cielo" que es un muy buen cuento de ciencia ficción y ese cuento cuyo nombre no recuerdo donde un tipo se casa con una mina y se empieza a dar cuenta que esta poseída por el alma de su "supuesto suegro".
    podría mencionar más como la falta de personajes femeninos (el terror a las mujeres como ya decís) y hasta podríamos conjeturar algo respecto de ese "olor a pescado" que se siente cuando alguno de "los dioses ancianos" esta cerca, pero mejor lo dejamos para otro momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por el comentario amigo Lucas! la segunda historia de la cual hablas es La Cosa en el Umbral que no es precisamente la mejor de la serie de los mitos. Te recomiendo especialmente El Horror de Dunwich, El caso de Charles Dexter Ward y En las Montañas de la Locura. Lo del olor a pescado en realidad era porque una vez lo había comido y le habia caido mal y como buen maniaco que era le tomo un panico atroz.
      Realmente dudo que, siendo como fuera con las mujeres, conociera ese famoso olor a pescado del cual, creo, me contas. Un abrazo.

      Eliminar