Buscar este blog

miércoles, 1 de marzo de 2017

¡¡HUIJA!! ¡¡CANEJO!! ¡¡PO!!

“Patoruzú, como Aquiles, es la auténtica personificación del valor. Simboliza cuanto de excelso puede contener el alma humana y en él se conjugan todas las virtudes inalcanzables para el común de los mortales… es el hombre perfecto dentro de la imperfección humana”


Dante Quinterno

¡Allá en la pampa!

¡Es un ave!

¡Es un avión!

¡¡NOOOO!!¡Es Patoruzu!

¿Cómo? ¿No era un tal Sup…?

¡No badulaque, no nos estamos refiriendo al héroe yanki! 

El personaje del cual vamos a hablar podríamos considerarlo como el primer superhéroe local, quien con sus “patoruzadas” se encargó de deleitar a varias generaciones de argentinos.

Creado para ser un personaje más de la tira Las Aventuras de Don Gil Contento, que fue publicado en el diario Crítica en octubre de 1928, esta creación de Dante Quinterno (1909-2003) se transformó de inmediato en un icono de la historieta nacional.

Este guionista y dibujante no era nuevo en el medio ya que había iniciado su labor artística un par de años atrás, trabajando para El Suplemento (Panitruco-1925), La Novela Semanal (Andanzas y Aventuras de Manolo Quaranta-1926) y Mundo Argentino (Don Fermin-1926).
En sus inicios Patoruzú no detentaba ese nombre con el cual se haría famoso, ya que respondía al más que extraño alias de Curugua-Cugüaguigua ("Se me descoyuntan las mandíbulas al decirlo", diría Don Gil Contento). Afortunadamente, y gracias a una feliz idea de director de diario Carlos Muzio Saenz Peña, pasó a llamarse tal cual lo conocemos en la actualidad. El mismo surgió a partir de un caramelo poco menos que prehistórico que era conocido como Pasta de Oruzú.
Si bien su debut se produjo en el diario Critica, Patoruzú tuvo que esperar su reestreno en La Razón en el año 1930. En esta publicación, el último Tehuelche gigante  de la Patagonia se pone bajo el tutelaje de Don Julian de Montepío, una suerte de pre-Isidoro, transformándose nuevamente en el principal protagonista de la nueva tira.
En 1935, Dante Quinterno se encargó de sindicar al mejor estilo estadounidense toda su obra y trasladó su personaje al diario El Mundo, uniéndolo de manera definitiva con quien se transformaría en su inseparable compañero… el “chanta” por excelencia conocido como Isidoro Cañones

A partir de allí daría inicio a una andadura que perduraría durante varias décadas. Al año siguiente, comenzaron a aparecer las primeras publicaciones (esta vez a color) en el semanario Mundo Argentino y en varios diarios del interior del país.

En las tiras iniciales, Patoruzú se transformó de manera inmediata en la encarnación del nativo argentino supernacionalista, a veces racista y peligrosamente oficialista.  

Este tan particular Tehuelche de nuestras pampas también se vio convertido en el paradigma de la honestidad, la humildad y el coraje, un importante detalle que solía ponerlo frente a una serie de trepidantes y alocadas aventuras. A lo largo de los años las características cuestionables en su personalidad fueron diluyéndose para dar paso a la acción pura, simple y terriblemente divertida.

En noviembre de 1936 vio la luz la revista Patoruzú, que inicialmente fue mensual y, partir del siguiente año, semanal. En las mismas nuestro indio favorito se vio transformado de buenas a primeras en el dueño de gran parte de la Patagonia argentina (¡Ahijuna!). Entre los años 40 y 50, esta publicación llegaría a vender la increíble cantidad de 400.000 ejemplares. El semanario Patoruzú terminaría su andadura en abril de 1977, luego de haberse publicado 2045 números.
-ALGUNAS PORTADAS DE LA REVISTA PATORUZÚ-
Otro dato anecdótico dentro de la existencia de Patoruzú fue la publicación de las tiras en los EE.UU. entre 1941 y 1948 y la edición, por parte de Green Publishing, de The Adventures of Patoruzú. Lo más gracioso de todo este proyecto es el "¡Ahijuna!" transformado en "Zerumba!" y el cambio de nombre de Isidoro a Ronaldo... "I am the gaucho matrero, because I live in the Pampa".

Como es de imaginar, el crecimiento del mito de Patoruzú trajo aparejado la aparición de nuevos y carismáticos personajes que lo acompañarían a lo largo de sus increíbles hazañas. Aparte del ya mencionado Isidoro Cañones, podemos citar a:-

-Pampero (1936), el bravío y valiente caballo. Un sagaz corcel que únicamente se deja montar por Patoruzú.

-Upa (1937), el amado hermanito de Patoruzú, quien fue encontrado escondido en una profunda caverna. "¡¡Turulú!!".

-Ñancul (1937), el fiel capataz de las extensas estancias del indio. 

-La Chacha (1938) y sus más que famosas empanadas… esas que todos hubiéramos querido comer alguna vez en nuestras vidas.

-Patora (1959): la familia de los Patoruzek se vio agrandada con la llegada de la enamoradiza hermana del  indio que tratará de contraer nupcias con cuanto hombre se le ponga por delante, incluido el mismísimo Isidoro ("¡Mi tipo!")
Además de los aliados incondicionales, Quinterno pergeñó todo un ejército de villanos bastante estereotipados, generalmente emparentados con la xenofobia propia del autor, como los fueron Juanillo el gitano, Gastón el hotelero y su lugarteniente Gillotina, El Honorable JohnEl Hindú, el chino Miko, Ben Turkin, Fukumucu, El Toba Monstruo, El AmericanoEl Rata y el terrible Mandinga, siempre dispuesto a tentar al padrino Isidoro y tratando de apoderarse del alma pura de Patoruzu. Todos ellos, y unos cuantos más, se enfrentaron (inútilmente) al hijo del gran cacique Patoruzek.
En la revista Patoruzú también aportaron su talento una gran cantidad de guionistas y dibujantes de renombre. Entre ellos podemos nombrar a Guillermo Divito (Oscar Dientes de Leche y De tal Palo tal Astilla), Raúl Roux, José Luis Salinas (Hernan el corsario), Rodolfo Claro, Eduardo Ferro (Bólido), Adolfo Mazone (Mi Sobrino Capicúa), Oscar Blotta (El Gnomo Pimentón), Roberto Battaglia (María Luz) y Tulio Lovato. Además, la misma contaba con una serie de artículos escritos por columnistas de la talla de Luis de la Plaza, Carlos Raffo, Américo Lobos y Conrado Nale Roxlo (que respondía al seudónimo de Chamico).

De este poderoso tronco se desprenderían varias ramas sumamente importantes, las cuales supieron dejar su huella en el acervo cultural de nuestro país:-

-Libro de Oro de Patoruzú (12/1937)
En el año 1937 haría su aparición esta suerte de álbum que terminaría transformándose en todo un acontecimiento familiar y motivo de un para nada despreciable regalo de navidad. 

En dicha publicación eran tratados los diferentes hechos acontecidos a lo largo del año, los cuales eran aderezados con episodios cortos de Patoruzú, Isidoro y Don Fierro

Lamentablemente, el último ejemplar haría su aparición en 1985. Aún recuerdo la felicidad de mi tía Beba cuando cada año le entregaban ese inestimable presente… ejemplares que, para desgracia de quienes amamos todo esto, fueron totalmente destruidos en una fatal inundación.


-Upa en Apuros (1942)
Influenciado por los trabajos de los Hermanos Fleisher, a los cuales había conocido personalmente cuando viajó a los EE.UU., Dante Quinterno decidió expandir la franquicia de su personaje hacia el terreno de la animación.

Dicho proyecto fue un cortometraje de doce minutos realizado en technicolor, acá denominado Alexcolor, el cual fue realizado al mejor estilo de los producidos en los estudios Disney. En la misma, Patoruzú debe enfrentar a Juaniyo, el gitano, quien tiene la osadía de raptar a Upa

Luego de algunos retrasos este corto fue finalmente estrenado en el cine Ambassador a fines de 1942 y fue producida por el Sindicato Dante Quinterno. El área de animación estuvo a cargo de Tulio Lovato, como director de animación, y Oscar Blotta, quien actuó como dibujante principal junto a un grupo de animadores conformado por José Gallo, Roberto Bonetto, Luis Destuet, Eduardo Ferro y Jaime Romeu. Los fondos fueron pintados por Gustavo Goldschmidt.

La música fue concebida por Melle Weersma, en tanto que la dirección de diálogos y montaje corrió por cuenta del director chileno Tito Davison.

A pesar de su gran calidad artística, que incluso fue alabada por el mismísimo Walt Disney, la película fue un fracaso debido a su alto costo de producción implicado en el proyecto, por lo que Quinterno abandonó este terreno… lo cual es una pena.

-Patoruzito (1945) 
Esta revista se vio transformada en un auténtico referente de la historieta de esas épocas, ya que ella recalaron auténticas joyas de la historieta, tanto nacional como extranjera.

En sus páginas eran contadas las aventuras del cacique en versión infantil (1), las cuales fueron una creación de Tulio Lovato y Mirco Repetto, con ayuda del omnipresente Dante Quinterno.

Además de estas historias, que ocupaban las páginas centrales y eran realizadas a color, la revista Patoruzito se encargó de mostrarnos toda una pléyade de creadores, dibujantes y personajes que hicieron las delicias de los lectores, tanto grandes como chicos.

Entre todos ellos podemos nombrar a:- 

-Langostino, El Navegante Independiente de Eduardo Ferro.

-El capitán Marvel Jr. dibujado por Mac Raboy.
-Rinkel el Ballenero de Tulio Lovato. 


-Ira Implacable y Lanza Seca de Raúl Roux. 
-Flash Gordon y Rip Kirby de Alex Raymond 
-Vito Nervio, el detective porteño de Emilio Repetto y Emilio Cortinas, que un año más tarde pasaría a manos de Alberto Wadel y un todavía incipiente Alberto Breccia. 
-El Gnomo Pimentón de Oscar Blotta. 
-Etta Kett de Paul Robbins.

-Hernan el Corsario del preciosista José Luis Salinas.

-A la Conquista de Jastanipur de Wadel y Cortinas. 
-Connie de Frank Godwin 

-Mangucho y Meneca, que más tarde sería mejor conocida como Don Pascual, la muy personalísima (y sin dudas loquísima) creación de Roberto Battaglia.
Las hermosas portadas fueron dibujadas por Tulio Lovato, entintadas por Jaime Romeu y coloreadas por Raul Roux.

-Las Grandes Andanzas del Indio Patoruzu (15/10/1956) 
En un principio esta publicación en formato apaisado se encargaba de recopilar todo el material gráfico que había hecho su aparición en el diario El Mundo y el semanal Patoruzú

Posteriormente pasó editarse quincenalmente, renombrándose a partir del # 55 Las Grandes Andanzas de Patoruzu e Isidoro (9/1961). En esta nueva reformulación se comenzó a publicar material totalmente inédito de las aventuras del indio y su inseparable compañero, el poco confiable, cobarde y libertino padrino. 

Su transformación final fue la que yo conocí durante mi infancia: Las Andanzas de Patoruzu. En la actualidad esta revista es conocida como Selección de las Mejores Andanzas de Patoruzú.
 

-Correrías de Patoruzito(7/12/1957)
Se desarrolló de igual manera a la anteriormente nombrada. Primero fue publicada mensualmente para terminar transformándose en quincenal.

En ella se desarrollaba una versión infantil del indio y el resto de los personajes (Isidorito, Upita, Pamperito y Patorita), junto a versiones más jóvenes de personajes adultos (Como La Chacha, Ñancul y el Coronel Cañones) y la presencia de nuevos villanos, entre los que se destacaron el brujo Chiquizuel y su nieto Chupamiel, aspirantes a las riquezas del bravo cacique.

-Locuras de Isidoro (4/7/1968)


Las inolvidables y queribles trapacerías de nuestro playboy porteño, junto al sufrido e irascible Coronel Urbano Cañones ("¡Mequetrefe! ¡Botarate!"), Manuel el mayordomo y la fiel compañera de la noche, la deliciosa Cachorra, cautivaron a toda una generación de argentinos.

La iniciativa de esta publicación fue a expensas de algunos de los colaboradores que trabajaban con Quinterno: Tomas Sanz, Tulio Lovato, Mariano Juliá y Faruk (Jorge Palacio). En estas nuevas historias, Isidoro se verá transformado en todo un playboy veleta, mujeriego, intrigador y jugador, una figura un poco menos ruin que el que aparecía junto al indio… aunque no mucho.
En la actualidad Patoruzu y su troupe se debaten entre la ñoñez de historias aggiornadas a nuestros tiempos (una forma fina de decir "refritadas") y recoloridas, algunos dibujos animados que (en mi opinión personal) no aportaron nada y unos cuantos homenajes algo tardíos, pero bien recibido por los fans, como el realizado en enero de este año en el Museo de la Ciudad

Tampoco podemos olvidar, aunque hagamos grandes esfuerzos por tratar de lograrlo, al Patoruzú Zombie, vengador y esquizoide, el Upa drogón y el Isidoro degenerado a grados extremos que hicieron su aparición en las páginas de la revista El Cazador, un tipo de realidad alternativa violenta que quizá nuestros queridos personajes no se merecían.

A lo largo de los años hubo varios proyectos que nunca llegaron a buen puerto y que, con la muerte de Dante Quinterno acaecida en mayo de 2003, terminaron cayendo en el olvido, quedándonos únicamente aquellas viejas publicaciones que sobreviven en librerías de viejo o lugares como Parque Rivadavia y afines.

En lo que a mí respecta, prefiero seguir creyendo que el poderoso y osado Tehuelche aún está vivo y todavía recorre nuestras pampas argentinas, montado en su fiel Pampero, mientras el sol se esconde en el lejano horizonte.

Seguro que, si aguzas el oído, en una de esas podés llegar a escuchar un altivo grito:-
¡¡HUIJA!! ¡¡CANEJO!! ¡¡PO!!

NOTAS:

1-La existencia de Patoruzito ha generado muchas controversias de si era una versión infantil del indio o era un personaje en sí mismo, sin relación alguna con sus historias adultas. En la actualidad muchos fans de estas inolvidables historias se adhieren a la segunda teoría… ¿Algo así como Tierra-1 y Tierra-2?. La imagen que se encuentra acá abajo corresponde a un texto aparecido en el Número 1 de la revista Patoruzito. Ustedes saquen sus propias conclusiones.

-GALERÍA DE IMÁGENES-

Las imágenes que se encuentran a continuación son algunas de las fotos obtenidas en la exposición dedicada a la obra de Dante Quinterno que se realizó durante enero de este año en el Museo de la Ciudad.

Para aquellos que no tuvieron la oportunidad de ir, disfrútenlas.
-DOS POTENCIAS SE SALUDAN: WALT DISNEY Y DANTE QUINTERNO-


 
 
 

Las imágenes que se encuentran a continuación son una auténtica rareza de la cual yo no tenía el menor conocimiento. ¡Pilotos argentinos y Patoruzú intervinieron durante el conflicto bélico conocido como Segunda Guerra Mundial!

4 comentarios:

  1. Increible trabajo y recopilación!!! Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. IMPRESIONANTE CANTIDAD DE DATOS ACERCA DEL. HÉROE NACIONAL POR EXCELENCIA.

    ResponderEliminar
  3. Sera que puedes subir algunas revistas de estas que has colocado solo las tapas? Te lo agradecería con todo el corazón y de ya te doy las gracias anticipadas por si lo haces. Gracias.
    Desde Santa Cruz- Bolivia
    Carlos Lerner Parada

    ResponderEliminar
  4. No tengo nada de eso, pero en facebook hay un grupo llamado amigos de Patoruzu. Tienen mucho material y cosas para bajar. Seras bienvenido

    ResponderEliminar