Buscar este blog

lunes, 6 de mayo de 2013

LA ERA DE LAS MARAVILLAS (2)


Como ya les había contado en el anterior artículo, el éxito generado por Los Cuatro Fantásticos actuó como una suerte de punta de lanza para la aparición de otros títulos de este nuevo universo en expansión.

Los años 1962 y 63 fueron sin lugar a dudas el tiempo clave para el crecimiento de la Editorial Marvel, debido a la cantidad de logros que fueron generados en su seno, especialmente gracias al dúo conformado por Stan Lee y Jack Kirby.

Tomando como punto de partida al carismático personaje de Ben Grimm (The Thing), Lee y Kirby crearon a una monstruosa criatura de piel gris –que más tarde pasaría al verde debido a los problemas generados para crear el color gris deseado- el cual poseía una fuerza incontenible y devastadora. Este personaje sería conocido con el nombre de Hulk (The Incredible Hulk Nº 1 -5/1962).

Este más que bizarro “héroe” resultó ser un plato algo difícil de ser digerido, debido a la ambigüedad presente en su carácter, en que  a veces era un benefactor y, la mayor parte de las veces, un poder incontrolable y destructor que lo convertía más en una amenaza que en una fuerza del bien.

Basado en la novela El Extraño Caso del Doctor Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson, este comic nos narra las desventuras del científico Bruce Banner que, al ser sometido a los mortales efectos de una bomba Gamma de su propia creación, se veía transformado en una criatura salvaje, destructora y, a veces, patética. 

Este moderno Frankenstein quizá sea uno de los primeros personajes cuyos poderes habían sido originados por el uso de armamento nuclear, tan de moda por esos tiempos.

Debido a un extraño acuerdo realizado con la distribuidora Independent News (perteneciente a Jack Leebowitz que era dueño de DC Comics) para no publicar más de 8 títulos Marvel por mes, los dos siguientes éxitos de la casa no vieron la luz en sus propios títulos.

Desde el mítico reino de Asgard, llegaría a los kioscos de revistas el señor del trueno: El Poderoso Thor (The Migthy Thor) el cual hizo su primera aparición en la revista Journey Into Mistery Nº 83 (8/1962).

En sus páginas se relataba el encuentro, por parte del doctor en medicina Donald Blake, de un misterioso bastón que, al ser golpeado en el suelo, transformaría al que lo poseyera en uno de los más conocidos dioses de la mitología nórdica. 

A lo largo de los números de esta publicación, el dios del trueno se debatiría entre su divinidad y el amor profesado hacia una mortal que conoce bajo su apariencia mortal, que para colmo de males es rengo.

A medida que la historia avanzaba, el dibujo de Kirby y los desmesurados diálogos de Lee fueron creciendo de manera exponencial, mostrándonos con profuso detallismo a todo el maravilloso universo mitológico que rodeaba la figura de este héroe tan particular.

Por el otro lado, en un mundo más terrenal y mundano, tenemos a un personaje que se vería transformado en el indiscutido emblema de la Marvel y, por supuesto, en uno de los títulos más vendidos… incluso en la actualidad.

El superhéroe en cuestión fue El Hombre Araña (Spider-Man) el cual fue publicado en la revista Amazing Fantasy Nº 15 (8/1962) con guiones de Stan Lee y dibujos de Steve Ditko

Steve Ditko (Pensilvania -1927-) estudió en Cartoonist & Illustrators School de Nueva York bajo la dirección de Jerry Robinson (co-creador, junto a Bob Kane, del Joker y Robin). Entre sus logros creativos podemos nombrar a Blue Bettle, Question, Hawk & Dove, The Creeper y, por supuesto, Spider-Man

Si bien los primeros bocetos estuvieron a cargo de Jack Kirby, a Stan Lee no le convenció que el arácnido tuviera una figura demasiado heroica. Fue así como pensó que el estilo Ditko cuajaría mejor en la fisonomía del personaje.

En la primera aventura que fue publicada se narra la vida del tímido y poco menos que “nerdPeter Parker que, al ser picado por una araña radioactiva, adquiere una serie de asombrosos poderes similares al del citado arácnido. 

Lo novedoso del argumento, que no era diferente de cualquier otro que pudiera ofrecer otra editorial, se debía a que en sus inicios el joven Parker lo que menos le interesaba era transformarse en un héroe ya que, por el contrario, decide usar sus poderes ganarse unos dólares en un torneo de lucha. Pero el destino se ensañaría con él, cuando deja escapar a un ladrón que más tarde se convierte en el asesino de su tío Ben, un buen hombre que lo había criado desde niño como si fuera un padre.

Estas trágicas circunstancias lo llevarán a replantear su actitud inicial y su auténtico rol en el duro mundo que le ha tocado en suerte, dando nacimiento a la celebre frase:- “¡Un gran poder conlleva siempre una gran responsabilidad!”, que sería usada hasta el hartazgo por todos los guionistas que siguieron escribiendo esta serie.

A pesar de todos los resquemores de los editores, que no veían con buenos ojos a un héroe adolescente y encima enmascarado cual si fuera un villano, esta idea tuvo un éxito estruendoso. Todo esto llevaría a que el trepamuros obtuviera su propio título en marzo de 1963: The Amazing Spider-Man.

Bajo este mando creativo harían su aparición personajes tan entrañables como Tia May, J. J. Jameson, "Flash" Tompson, Norman Osborn y Gwen Stacy y villanos tan icónicos como Electro, El Buitre, El Doctor Octopus, El Lagarto y el peor de todos ellos, El Duende Verde.

Ditko continuaría con su trabajo hasta 1966 y, debido a sus desavenencias creativas con Lee, abandona la serie para ir a trabajar en la editora rival. La posta creativa sería tomada por John Romita (Nueva York -1930-) el cual moldearía al personaje hasta transformarlo en el Spider-Man definitivo que todos llegaríamos a disfrutar.

Luego de los muchos años transcurridos desde su creación, en donde se incluyen innumerable cantidad de títulos, dibujos animados y películas, Spider-Man se ha transformado en otro de los grandes pilares de la historia de los comics Marvel.

Con la máquina editorial y comercial bien aceitada, otros héroes fueron haciendo su aparición en las páginas de las publicaciones de “La Casa de las Ideas” (tal como sería conocida en el futuro). Entre ellos podemos nombrar:-

-El Hombre Hormiga (Ant Man) fue creado, cuando no, por Stan Lee y Jack Kirby y trata sobre un científico que inventa unas pastillas que le permiten reducir su tamaño a voluntad. Si bien su primera aparición fue en Tales of Astonish Nº 27 (Enero de 1962) como historia unitaria de ciencia ficción, recién se vería transformado en héroe en el Nº 35 del mismo título. Posteriormente, se transformaría en El Hombre Gigante a partir del Nº 49.

-La Avispa (The Wasp): hizo su aparición en Tales of Astonish nº 44 como compañera del anterior.

-Iron Man: creado por Stan Lee, Larry Lieber, Jack Kirby (que realizó los diseños), Don Heck y Steve Ditko (que se encargaría de rediseñar la armadura) este personaje también fue una de las piedras basales del universo Marvel, aunque en sus principios era un personaje más que hacía su aparición en una revista que no le era propia (Tales of the Suspense Nº 39 -1963-). La historia del multimillonario Tony Stark y su invento de alta tecnología recién obtendría su título propio a partir de mayo de 1968.

-Sargento Furia (Sgt. Fury and his Howling Commands –Mayo de 1963) un grupo de soldados que combate a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial bajo el mando de este particular suboficial. Posteriormente este personaje se transformaría en el jefe de la organización especial de defensa conocida como S.H.I.E.L.D.

-Doctor Strange (Strange Tales Nº 110 -7-1963): este doctor en medicina devenido a mago, creado por Lee y dibujado por Steve Ditko, tuvo como fuente de inspiración al Mago Chandu que aparecía en un serial radiofónico. Sus increíbles poderes le permitirán luchar contra fuerzas místicas que se hallan empeñadas en traspasar los límites de la realidad para sojuzgar a la civilización humana.
-Daredevil (Daredevil the man without fear! Nº 1 -4-1964) al ser expuesto a un tanque con desechos radiactivos cuando era apenas un niño, Matt Murdok pierde la vista pero ve aumentado a grados extremos sus otros sentidos.  Ello lo llevará a transformarse en un implacable justiciero enmascarado de las calles de la ciudad de Nueva York. Para variar, los guiones estuvieron a cargo de Stan Lee y los dibujos corrieron por cuenta de Bill Everett. Si bien el traje original era amarillo y negro, el modelo rojo definitivo fue creación absoluta de Wally Wood.




















-X-Men (The X-Men Nº 1 –9/1963-) a caballo de la incipiente era atómica, Lee y Kirby crearon un grupo de jóvenes mutantes (CíclopeHombre de Hielo, Chica Maravillosa, Bestia y Angel) que, dirigidos por el Profesor Charles Xavier, luchará contra otros mutantes diabólicos (liderados por Magneto) que desean imponer su superioridad genética respecto a la del ser humano corriente. Extrañamente, este grupo de marginados no tendría el éxito deseado a pesar de los grandes artistas que trabajaron en ella (entre ellos Neal Adams). Tuvieron que pasar varios años y la oportuna llegada del guionista Chris Claremont y el dibujante John Byrne, para que los Hombres X se transformaran en una indiscutible baza de la Casa de las Ideas.
En un intento por emular a la por entonces famosa Liga de la Justicia de DC Comics, Lee y Kirby deciden unir a todos los personajes más importantes que habían creado en un grupo superheroico que sería conocido como Los Vengadores (septiembre de 1963). 

Conformado originalmente por Iron Man, Thor, Hulk, El Hombre Hormiga (que posteriormente se transformará en El Hombre Gigante) y La Avispa, estos héroes tendrían su primer desafío con el malvado y artero Loki, el medio hermano del dios del trueno. 

Luego de que Kirby abandonara la serie, la labor fue sucedida por Don Heck, Steve Englehart, Gerry Conway y muchos otros más. Aparte de Lee, los guiones fueron escritos a posteriori por nada menos que Roy Thomas.

Como dato anecdótico extra, me queda decir que en el número 4 de la serie haría su reaparición El Capitán América, el cual había permanecido congelado desde los años 40. Con el tiempo este superpatriota se transformaría en el líder del grupo y obtendría su propia publicación en noviembre de 1964, en la revista Tales of Suspense Nº 59, junto a las historias de Iron Man.

El goce experimentado por los fans de esos tiempos ya no tenía límites pues la editorial (que por ese entonces había adoptado el nombre de Marvel Comic Group) se dedicó a hacer interactuar a los diferentes héroes en títulos que les eran ajenos, otorgándole a este universo una muy particular coherencia y dinamismo que resultó sumamente grato para los lectores.

Como ejemplos podemos citar la presencia de Hulk en el número 12 de Los Cuatro Fantásticos, la presencia de estos últimos en los títulos de Amazing Spider Man o los X-Men enfrentándose a Los Vengadores. Con los años estos “crossover” se transformarían en algo totalmente cotidiano e indispensable a la hora de narrar alguna de las fantásticas historias.

Reflexionando sobre todo lo que les he contado, me queda bien claro que esas épocas de exploración, atrevimiento, experimentación y desarrollo marcaron a toda una generación de fans, los cuales  más tarde se convertirían (para bien o para mal) en los guionistas y dibujantes de los títulos que ellos leían cuando eran chicos, en una suerte de retroalimentación que llevaría a la Marvel en lo que es actualmente… ¡Un auténtico mundo de maravillas!

Por suerte yo aun no perdí ese sentido de lo maravilloso y aun trato de sorprenderme  ante cada nuevo comic de superhéroes que llega a mis manos. Esa es la explicación que puedo dar sobre mi pasión por el género superheroico.

Tan solo el hecho de seguir maravillándome.

“Para mi, Marvel es más que un conjunto de revistas. Es una cornucopia de fantasía, una idea salvaje, una actitud aventurera, una huida de lo vulgar y lo prosaico. Es un festín para la mente, la vista y la imaginación. Es, unida a un toque de rebeldía y un insolente deseo de escupir en el ojo del dragón, al fin, un reluciente tributo a nuestro amor por la sátira y el entusiasmo, una erudita celebración de creatividad desbordada.
“Si no existiera Marvel, habría que inventarla. Ey, ahora que lo pienso… ¡Ya lo hicimos! " 
¡EXCELSIOR!
STAN LEE


No hay comentarios:

Publicar un comentario