Buscar este blog

martes, 21 de mayo de 2013

RAY HARRYHAUSEN: LA PERSISTENCIA DE LA VISIÓN (2º parte)

Gorilas, cangrejos, pulpos, ardillas, abejas y cocodrilos... todos ellos muy, pero muy grandes.

Naves extraterrrestres, insectos lunares y reptiles venusinos... todos ellos muy, pero muy peligrosos.

En nuestro recorrido por las salas de este museo imaginario en el que se exhibe la vasta obra del genial especialista del Stop-Motion llamado Ray harryhausen, hemos ingresado en la segunda sala en donde podremos ser testigos de sus numerosos logros llevados a cabo durante su fértil existencia.


2-ANIMALITOS GRANDES, PERO MUY GRANDES

El primer trabajo profesional de Harryhausen fue junto al admirado Willis O´Brien, en una suerte de King Kong llamado Joe Young. Si bien la película era bastante tontorrona, no puede uno dejar de maravillarse ante la cuidada labor de animación realizada por el primero (que, según se cuenta, estuvo a cargo de la mayor parte de las escenas de animación).
A lo largo de su carrera profesional, animó cuadro por cuadro toda una serie de fantásticos  animales gigantes -entre ellos ardillas, abejas, cocodrilos, cangrejos y pulpos- los cuales tenían una perfección tal de movimientos que muchos espectadores creían que se trataban de animales reales aumentados de tamaño mediante un truco fotográfico.

EL GRAN GORILA (Mighty Joe Young -1949-)

EL MONSTRUO DE LAS PROFUNDIDADES (it came From Beneath the Sea -1955-)

LA ISLA MISTERIOSA (Mysterious Island -1961-)

LOS VIAJES DE GULLIVER (The Three World of Gulliver -1960-)

3-¡CUIDADO CON LOS EXTRATERRESTRES!

Al prolífico Ray no le asustaban en lo absoluto los desafíos creativos que se le ponían por delante.

En sus inicios profesionales tuvo incluso la idea de realizar una adaptación cinematográfica de La Guerra de los Mundos de H. G. Wells, basándose más que nada en la emisión radial realizada por Orson Wells y que sumiera a los crédulos estadounidenses en un estado de paranoia absoluta. Lamentablemente ese proyecto quedaría trunco y la posta del mismo sería tomada por un titiritero húngaro llamado George Pal.

Pero eso no desalentó al maestro. Aparte de mostrarnos criaturas extraterrestres tan increíbles como el reptil venusino Ymir, los gusanos y los insectos inteligentes lunares, la técnica del Stop Motion le permitió recrear una artera invasión extraterrestre en pleno suelo norteamericano… mucho antes de que Bin Laden y sus alegres muchachos lo hicieran en el mundo real.

LA TIERRA VERSUS LOS PLATOS VOLADORES (Earth vs. Flying Saucers -1956-)

LA BESTIA DE OTRO PLANETA (20 million Miles to Earth -1957-)


LOS PRIMEROS HOMBRES EN LA LUNA (First Men in the Moon -1964-)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada