Buscar este blog

sábado, 24 de octubre de 2015

LEYENDAS DE LA CIENCIA FICCION, EL TERROR Y LA FANTASIA (2)

PURA BRECCIA FICCION
Dentro del vasto panorama de la historieta, Alberto Breccia (uruguayo de nacimiento y argentino por opción) se ha transformado en una de las piedras basales de este medio artístico. 

Su desbordante creatividad, a la hora de plasmar gráficamente los diferentes guiones que fueron pasando por sus hábiles manos, ha sabido ganarse un lugar de importancia en el corazón y en el alma de todos aquellos que amamos este arte tan particular.

Una y otra vez, a lo largo de sus 74 años de prolífica existencia sobre esta bola de barro, Breccia rompió con todos y cada uno de los convencionalismos artísticos, experimentando sin temor alguno diferentes tipos de técnicas que fueron desde el bocetado a lápiz hasta el intrincado collage, las cuales se encargaron de transformarlo en un artista único e irrepetible.

Bajo la égida del querido “Viejo” (como algunos lo llamaban) historias de enorme valor visual vieron la luz en diferentes publicaciones que fueron publicadas tanto en nuestro país como en el extranjero. 

Como es de suponer, ningún género permaneció ajeno a su inquisitiva atención. Entre ellos podemos nombrar al Western (Kid del Rio Grande), las historias de acción y aventuras (Jean de Martinica, Gentleman Jim, Perramus y Vito Nervio), los superhéroes (El Vengador), los policiales (Un tal Daneri y Nadie), los dramas bélicos (Ernie Pike), el terror (No Abras Nunca esa Puerta, Miedo y Desfile Nocturno), las adaptaciones literarias (El Corazón Delator, La Pata de Mono, Informe sobre Ciegos, La Gallina Degollada y Los Mitos de Cthulhu), el humor (Mariquita Terremoto y Pancho López), la historia política (La Vida del Che y Evita, Vida y Obra de Eva Perón)… y, por supuesto, la ciencia ficción.

Si bien su incursión en este género no fue excesivamente prolífica, las series en las cuales tuvo la oportunidad de realizar su aporte creativo son productos mucho más que dignos a la hora de ser tenidos en cuenta cuando hablamos de la historia de la historieta vernácula. 

Títulos tan emblemáticos como Mort Cinder o El Eternauta de la década del 60 se han transformado con los años en auténticos paradigmas del género fantástico y de la ciencia ficción, llegando incluso a trascender las épocas en los cuales fueron creados. 

Pero tanto uno como el otro quizá nunca habrían llegado a obtener el status de clásicos sino fuera por una obra, la primera en la cual el tanden Hector German Oesterheld/Alberto Breccia sería conocido, en donde comenzaría a perfilarse todo lo que el gran maestro de la ilustración tenía para dar de sí. 

Si bien ya venía trabajando asiduamente para Editorial Lainez (revista Tit-Bist) y Dante Quinterno, en donde se encargó del apartado gráfico del personaje Vito Nervio, Breccia tendría la gran oportunidad de hacer descollar su toque personal en una historia que se hallaba englobada dentro de la temática de la pura ciencia ficción.

Dicha historia sería conocida con el nombre de Sherlock Time y comenzó a ser publicada el 5/12/1958 en la revista Hora Cero Extra # 5 por Editorial Frontera. Alternando su aparición entre esta revista y Hora Cero Semanal, los 11 arcos argumentales que conformaron esta saga culminarían su andadura en el número 13 de Hora Cero Extra. 

Afortunadamente el tiempo no la dejó caer en el olvido, siendo republicada en la revista Pif-Paf (1976-Ediciones Record) y posteriormente por Ediciones Colihue en 1995. Hace algunos años Clarin sacó una serie de recopilaciones dedicadas al mundo de las historietas, entre los que se encontraba este personaje.
La epopeya fantástica de Sherlock Time se desarrolla dentro del campo de la más pura e intrincada ciencia ficción cincuentera, el terror psicológico, la aventura detectivesca y la siempre presente sencillez porteña en la cual se desenvuelven las historias de los protagonistas.

La aventura da inicio cuando el jubilado Julio Luna compra a muy buen precio una antigua mansión situada en el barrio de San Isidro, situado en la Provincia de Buenos Aires. Muy pronto descubre que dicha casa (a la que los vecinos le pusieron el mote de "La Tumba") esconde un siniestro secreto. Un secreto que se halla emparentado con raptos de origen extraterrestre. 

A punto de ser atrapado, Luna es salvado por los pelos por un extraño personaje (que no sabemos a ciencia cierta si es humano o no) quien se hace llamar a si mismo Sherlock Time, una suerte de bizarro detective que investiga casos extraños al mejor estilo de Los Archivos X.

A la manera de los personajes creados por el célebre Arthur Conan Doyle, estos muy particulares Sherlock Holmes  y Doctor Watson porteños deberán resolver los peligrosos misterios (muchos de ellos asociados a temibles criaturas extraterrestres) que rodean su vida cotidiana de mate con facturas y viajes en el colectivo 60. 

El particular contrapunto existente entre Sherlock Time, un personaje que parece encontrarse más allá de la existencia mundana que lo rodea, y Julio Luna, un anodino jubilado devenido en un inesperado y confundido aventurero, se transforma en una inusual amalgama que se encarga de sumergirnos en una serie de bizarras historias que nos llevan desde la cola de la panadería de barrio hasta el espacio profundo, en donde fuerzas hostiles miran a nuestro planeta con fríos ojos y siniestras intenciones.
En el momento de su publicación las historias carecían de título propio, un detalle que fue subsanado por los encargados de la recopilación realizada por Editorial Colihue. Los mismos se encargarían, de manera bastante poco imaginativa, de otorgárselos para su mejor identificación.

-La Gota
El jubilado Julio Luna compra una vieja casona a lo que él considera “Una pichincha”. Pero dicho inmueble es realmente una especie de nave espacial-trampa que rapta a los incautos seres humanos que ingresan en ella. La oportuna intervención del misterioso Sherlock Time se encargará de salvarlo de la peligrosa situación en la que se ha visto envuelto.
"Resolví la larga secuencia en blancos y negros, escorzos y sombras alargadas, y la crispación creciente del rostro flaco, anteojudo y anguloso del jubilado: mi propio rostro al fin- Comentaría Breccia, al referirse a esta primera entrega- Sobre el final, luego de una fugaz aparición, se manifestaba el protagonista; Sherlock Time. Rasgos simples y gruesos, inexpresividad, un "cara de lata" atlético y casi sobrador".

-El Idolo
Un monstruoso ídolo de origen desconocido despierta en quien lo posee un terrible odio y deseo por destruirlo, un acto que podría conducirlo a la muerte. Tan solo el avanzado intelecto de Sherlock podrá desentrañar el misterio que envuelve a dicha reliquia.

-Superaraña
Sin saber exactamente el porqué de su desatinada decisión, Luna se ve transportado en la espacionave de Sherlock hacia un planeta que se encuentra dispuesto a devorarlo.

-El Uko
Los poderosos aparatos de Sherlock detectan una nave espacial ingresando al sistema solar. Al intentar averiguar de dónde proviene y cuáles son sus intenciones, la misma lo ataca con poderosos rayos de energía. Muy pronto, los compañeros de aventuras descubren que se trata de un ser del planeta Uka que padece la incurable enfermedad conocida como "Locura del espacio".

-“El Viuda”
Sherlock y Luna deciden investigar a un enigmático entrenador de caballos de carreras apodado “El Viuda” y su relación con ciertos equinos ganadores que poseen ciertas habilidades muy particulares.

-La Trampa
Un viejo libro y un mapa señalando el sitio en donde fue enterrado un supuesto tesoro, llevan a Luna a adentrarse en una sombría tumba en donde una mortal entidad extradimensional lo está acechando.

-Un Cuento
En una noche lluviosa, Sherlock narra a su socio la historia de un astronauta que se encuentra varado en un planeta desconocido. En el mismo, unas potestades que se encuentran más allá de la imaginación digitan con total frialdad cada uno de sus movimientos.

-El Tranvía
A instancias de Sherlock, el jubilado Luna se dirige al barrio de Barracas bajo una falsa identidad. Allí se deberá enfrentar a una peligrosa conspiración extraterrestre que utiliza un viejo tranvía que había estado implicado en un trágico accidente producido en el Riachuelo varios años atrás.

-Un Crimen
Un singular crimen, en el cual se halla implicado el uso de un antiquísimo rito de magia arcana, atrae la atención de Sherlock Time. El mismo deberá poner a prueba todas sus habilidades detectivescas para resolver el caso.

-Tres Ojos 
Este es uno de los relatos más destacados de esta saga y el más largo de todos ellos. En misma, Sherlock y Luna son contratados para investigar la desaparición de un grupo de científicos norteamericanos que se hallaban realizando investigaciones en la Antártida. 
En el punto culmine de esta aventura, nuestros héroes deberán enfrentarse a una peligrosa criatura extraterrestre que se esconde bajo la piel del piloto de una astronave siniestrada en la zona miles de años atrás. 
Inspirada en el clásico del cine de ciencia ficción El Enigma de Otro Mundo, el más que evidente parecido que tiene el film Alien de Ridley Scott con esta historia resulta excesivamente llamativo para cualquier lector que sea un poquito perspicaz (como diría Marge Simpson ¡Urmmm!).

-El Sacrificio
Sherlock narra una nueva historia a su compañero de aventuras. la misma es un relato de heroico sacrificio de un astronauta terrestres quien, para evitar una artera invasión alienígena, pondrá en juego su propia existencia.

Si bien los guiones de Oesterheld transitan sin demasiado vuelo creativo por el terreno de la ciencia ficción tan típica de esos tiempos y el arte de Breccia se encuentra todavía bastante alejado de sus obras posteriores, el magnífico manejo que tiene este último sobre el entintado le otorga a Sherlock Time una impronta visual que resulta ser marcadamente siniestra e inquietante. 
-Edición recopilatoria publicada por
Editorial Colihue en 1982-

En cada una de las viñetas que conforman la serie las omnipresentes sombras, oscuras manifestaciones pictóricas de caracter lovecrafiano, dominan el escenario visual dejando librada a la imaginación del lector lo que podría llegar a estar acechando dentro de las mismas. 

Alejado de Vito Nervio y la influencia de Milton Cannif, este ilustre rioplatense comienza a mostrar en Sherlock Time la punta de un iceberg creativo que comenzaría a llamar la atención de los lectores y la de aquellos que, con el tiempo, se verían transformados en famosos dibujantes.

“Me dio tanta rabia ver tu historieta que la tengo acá escondida. Pero es muy buena”, diría con cierto orgullo Hugo Pratt, quien había criticado duramente a Breccia por no mostrar de manera cabal todo el valor creativo que anidaba en su interior.

A pesar de la admiración del Tano Pratt por Sherlock Time, Breccia no se sentía demasiado encantado con esta obra. Para la revista Todos Juntos (1982) comentaría: “Mientras estoy haciendo mis trabajos me gustan, algunos me siguen gustando, otros ya no me interesan… Sherlock Time es una porquería”

A pesar de su desagrado, Sherlock Time es sin duda alguna la historieta que le permitiría a Breccia llegar a desarrollar sus trabajos posteriores. Personajes como Luna y el mismísimo Sherlock irían evolucionando en otros protagonistas arquetípicos de mayor peso que transformaría a la historieta nacional en algo que llegaría a ser tomado muy en serio.
Lo mejor del querido “Viejo” aún estaba por llegar.

Si querés ver algo más de la obra del maestro Breccia pincha aca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario